“Por donde se ponga el dedo, sale pus de la corrupción”

  Quito

“Por donde se ponga el dedo, sale pus de la corrupción”

Los capitalinos se mostraron indignados por el faltante de 120.445 dólares de la Empresa de Pasajeros. El rubro es de los pasajes de Trolebús y Ecovía

ilegalidad trolebús
Máquinas. En algunas paradas estas no funcionan con regularidad.Ángelo Chamba

Pisoteados y estafados. Así se sienten algunos ciudadanos que fueron consultados por este Diario, tras conocer una publicación realizada ayer, sobre el déficit económico de 120.445,77 dólares que tiene la Empresa Pública Metropolitana de Transporte de Pasajeros (EPMTP), en el recaudo de los pasajes del servicio de Trolebús y Ecovía.

En un informe de auditoría realizado en 2021, la Contraloría General del Estado identificó tres elementos que develaron este hecho: el uso de máquinas recaudadoras obsoletas que generaron reportes diarios inconsistentes. Un faltante de 7.256 dólares en los recaudadores de cabina, rubro que no fue descontado a quienes estaban a cargo. Y, finalmente, la inconsistencia entre los valores registrados en el sistema contable y la consolidación de depósitos de los valores diarios, generando otro perjuicio de 113.189,77 dólares en recaudaciones.

Elvia Defas, empleada privada y asidua usuaria del Trolebús, muestra su inconformidad ante este hecho y exige a las autoridades que reparen el daño. “Se sigue pisoteando al pueblo. Es increíble que hayan tomado el dinero de la gente. Me siento estafada y burlada. Esa plata se debe recuperar porque nos pertenece. No puede quedar en la impunidad”.

déficit trolebús

Quito: Sistemas obsoletos de pago perjudican a Trolebús y Ecovía

Leer más

José Caiza, experto en sistemas, no muestra mayor admiración ante este evento. Sostiene que no es algo que le alarme porque ha sido testigo, en reiteradas ocasiones, de actos irregulares por parte de servidores de alimentadores o recaudadores de cabinas del Trolebús y Ecovía.

“Algunas veces los choferes o controladores no me han dado boleto, porque no quieren o se hacen los locos. En otro momento, yo vi cómo botaban a la basura los talonarios, cuando se supone que con eso se hace caja. Y también, en una parada, en el sur, las máquinas siempre estaban dañadas por la noche, y me hacían pasar si les daba el valor del pasaje”.

Caiza considera que la única forma de frenar estos eventos es migrando a una forma más moderna de recaudación y cobro de pasajes.

“Sería bueno tener unas tarjetas en donde uno pueda cargar con la plata que se quiera. Si no se hace esto, siempre que se meta la mano a los paquetes de monedas no faltará alguno que coja lo suyo, porque así es la viveza”.

Pero con esta noticia, Jimena Martínez, un ama de casa que se transporta con frecuencia en estos articulados, aclara ciertas dudas que tenía hace años, entre esas... ¿Por qué no existe un buen servicio y renovación de unidades tan viejas?

“Ahora sí entiendo que no lo hacían porque toda la plata se han estado llevando. Me siento estafada. Es una burla para el ciudadano, para el quiteño. Por eso el servicio que nos dan es tan deplorable, tétrico y caduco. Esas unidades ya están por romperse, a cada rato se dañan y dicen que no hay plata para comprar una nueva flota”.

A un costado de la estación Santo Domingo, en el Centro Histórico, está María Cristina Centeno. Lleva a su hijo pequeño en brazos y, mientras cuenta las monedas para reunir el valor del pasaje del trole, comenta que ya había percibido que las cosas “no eran tan legales como parecían”.

En un par de ocasiones, recibió tiques usados y en otras dos, una recaudadora le cobró el pasaje completo a su madre, quien es de la tercera edad. “Le dijo que sin cédula o carné no le puede cobrar la mitad y aun así le entregó un boleto de esa categoría”.

 A diario, en Trolebús y Ecovía se movilizan 375 mil personas. Más de 100 mil dólares se recauda en estos sistemas de transporte municipal.
EL DATO

“Si uno paga es por algo. Es porque queremos un buen servicio, porque necesitamos ser atendidos con dignidad, pero no ha habido controles y han hecho lo que han querido con la plata de la gente. Ahora solo queda rezarle un padrenuestro a ese dinero porque ya es difícil que se recupere, por no decir imposible”, añadió.

Esta molestia e inconformidad la comparte Leombardo Hernández, un hombre de la tercera edad, quien dice que por su edad y experiencia ya sospechaba algo parecido a lo expuesto, principalmente, porque la modernización no ha llegado hasta la forma de cobranza de estos haberes.

“Era obvio que en “arca abierta el justo peque”, como dice el dicho. Por donde se ponga el dedo, sale pus de tanta corrupción. Quejarnos no sirve de nada porque nadie da solución, todos solo ofrecen o dicen lo de siempre: “Tomaremos correctivos”. Necesitamos hacer conciencia personal para cambiar esta situación”.

Gabriel Peñafiel le atribuye este inconveniente a las autoridades que manejan la empresa de pasajeros, principalmente, porque son los encargados de precautelar los montos que manejan diariamente.

robos camal metropolitano

El latrocinio y fraude los aísla en su propia casa

Leer más

“No hacen bien su trabajo y aquí están los resultados. El gerente que ingresó debía verificar que todo esté en orden y si no denunciar a las autoridades las anomalías. No nos sirve a los quiteños que se hagan investigaciones si no habrá responsables que devuelvan lo que se llevaron. Ya se han de haber gastado también”, finalizó.