Competencia y contaminación

  Editoriales

Competencia y contaminación

Si la misión de la ATM contempla la preservación del medio ambiente, al asumir la competencia de ese tramo de la vía a la Costa la institución es también responsable del mantenimiento y conservación de sus áreas verdes...’.

Desde el 1 de febrero, la ATM (antes Agencia de Tránsito Municipal, hoy Agencia de Tránsito y Movilidad) asumió la competencia del control del tránsito en 16 kilómetros de la vía a la Costa, desde el intercambiador de la vía Perimetral hasta el peaje de la carretera Guayaquil-Salinas, a la altura de Chongón.

Tal como consta en su página web, la ATM, fue creada “por el Municipio de Guayaquil con la misión de establecer y ejecutar políticas para implementar un sistema integrado de regulación, control, seguridad vial y la preservación del medio ambiente acorde a la Constitución de la República y al Código Orgánico de Organización Territorial, Autonomía y Descentralización”.

Si la misión de la ATM contempla la preservación del medio ambiente, al haber asumido la competencia de ese tramo de la vía a la Costa la institución es también responsable del mantenimiento y conservación de sus áreas verdes y espacios públicos. Sin embargo, se observa cada vez más cantidad de desechos plásticos a ambos lados de la vía e incluso en el parterre central. Los bordillos y la ciclovía están descuidados y llenos de maleza, y los árboles sin podar, mientras que letreros promocionales del Municipio y la ATM se suceden uno tras otro, contrastando con el deterioro del entorno. La competencia es integral.