Expreso - Editorial

Editoriales

  • Incultura vial

    Observar las leyes de tránsito en las calles y carreteras no es una opción, es una obligación de los conductores y peatones...’.
  • Afinando el colchón

    La inmensa mayoría de familias ecuatorianas sufren las estrecheces, en menor o mayor medida. La crisis es real y se eterniza. Pero quebrar al país, a los hogares y a pequeños y medianos negocios no va a solucionar nada. Solo empobrecerlo todo más’.
  • No bajar la guardia

    Son frecuentes las advertencias que llegan del exterior: la pandemia no ha terminado y sería lamentable bajar la guardia y olvidar las medidas básicas de prevención’.
  • Ciclismo de alto riesgo

    Varios factores vuelven al ciclismo una opción de movilización peligrosa e implican tanto a las autoridades como a la ciudadanía’.
  • El remedio, peor que la causa

    El reclamo popular legítimo, al que tienen derechos los ciudadanos, se está distorsionando por la intransigencia de actores sociales que buscan en el caos, el protagonismo y la convulsión intencionada, la conquista de intereses personales’.
  • De pie frente al dolor

    Diario EXPRESO está de luto. La muerte se cruzó y nos dejó huérfanos del atinado y sagaz conocimiento de Galo Martínez Merchán, nuestro fundador. Lo extrañará su familia, sus amigos, su empresa y también una república tan necesitada de voces como la suya
  • Colombia: giro a la izquierda

    Toda América Latina, sin empleo, sin salud, sin educación, requiere profundos cambios, pero no al precio de sus libertades’’.
  • Viviendas a medias

    Pese a que dejan inconclusos proyectos inmobiliarios, a veces incluso sin entrega definitiva, la autoridad municipal no impide ni niega nuevos permisos de construcción a los responsables. Tendrán que explicar por qué
  • ¿Qué persigue el paro?

    Más bien pareciera que lo que se busca es instaurar el caos, y basándose en lo ocurrido en octubre de 2019, seguir, de ahora en adelante, el mismo libreto de violencia, vandalismo y anarquía
  • Luces rojas y azules

    Difícil medir si las cifras de delincuencia común han caído en los últimos días, pero lo que sí puede hacerse es reconocer que ahora sí se ven uniformados en los barrios residenciales. Al menos, con un efecto disuasivo y tranquilizador


Más Leídas


Últimas Noticias