Ecuador y sus círculos del infierno

  Columnas

Ecuador y sus círculos del infierno

Hablemos un poco del primer cántico de la Divina Comedia de Dante Alighieri. Se caracteriza por sus 9 círculos del infierno; los individuos son castigados dependiendo de la gravedad de sus pecados. Los pecadores más limpios son colocados en los primeros círculos, tales como los incontinentes, los lujuriosos y los glotones; ellos representan a los más buenos. Luego están los malos: los epicúreos, los violentos contra el prójimo, contra sí mismos o contra Dios. Los dos últimos círculos están destinados a los pecados más graves: fraude y traición.

¿Qué tiene que ver esto con el Ecuador? Mucho. Mis mejores recuerdos de patriotismo fueron en el colegio, cuando nos sacaban de clases para ver los partidos de la Selección del Ecuador durante el Mundial de Fútbol. Lo que queda en mi mente son los gritos eufóricos de niños de 10 años alentando a su país. Un mismo sentimiento que debe arder en todos los jóvenes que quieren un Ecuador mejor.

En los últimos 15 años hemos visto diferentes voces en los gobiernos, que son diferentes círculos del mismo infierno, atacando al mismo país. Algunos malos; rara vez se escucha a uno verdaderamente bueno. Lo que más me sorprende es la incertidumbre que los gobiernos dejan a su paso. Las empresas temen crecer porque no hay estabilidad política.

Formo parte de ese grupo que se siente culpable al haber migrado al extranjero para terminar mi educación. Me fui por la idea de que en Ecuador no hay nada; la corrupción destruye todo y el único futuro que puedes imaginar está muy relacionado a la persona a cargo del país. Regresé por mi familia y por la organización de la que formo parte. Pero verdaderamente regresé por mi Ecuador.

Por más iluso que suene, cada círculo de este infierno me deja perdidamente enamorada de mi país. ¡Nosotros somos el cambio! Desde lo económico a lo social nos falta mucho para lograr que el Ecuador sea un país de oportunidades. En nosotros recae el compromiso de construir un nuevo Ecuador, donde las nuevas generaciones pongamos el ejemplo de ser responsables y contribuir con cambios en esta patria tan querida.