“No esenciales”

  Columnas

“No esenciales”

"Cambiemos el enfoque de la conversación, de los efectos nocivos del confinamiento a su eficacia"

Una vez más, nos encontramos en el constante debate del confinamiento. Basta ver las noticias para saber que los gremios de médicos y varias personas abogan por un “endurecimiento” de las medidas para frenar los contagios, hospitalizaciones y muertes a causa de COVID-19. En otra de mis columnas hablé sobre los efectos nocivos del confinamiento: negocios quiebran, se afecta la salud mental de las personas, aumento de violencia intrafamiliar, entre otros. 

Al parecer todos estos son temas que estamos dispuestos a obviar en pro de pedir que nos encierren para detener el aumento de contagios. Entonces, cambiemos el enfoque de la conversación, de los efectos nocivos del confinamiento a su eficacia. En Chile antes de fines de marzo se declaró confinamiento total en 70 % del país con el fin de detener el ascenso de contagios. 

Hoy van más de tres semanas de esa medida y con corte al 18 de abril el número de contagios se ha mantenido exactamente igual. Perú pasó sus peores momentos de la pandemia en confinamiento, lo mismo estados en EE.UU. como California y Nueva York. Países como Uruguay, Suecia, o estados como la Florida y Texas optaron por otra estrategia: testeo masivo (gratis o subsidiado), protección y aislamiento de los vulnerables e inversión en medidas de respuesta al virus (aumento de camas de UCI, medicación, construcción de hospitales o habilitación de espacios para atención de pacientes COVID).

Lo que escuchamos siempre que se habla de toques de queda es que aplicará para todos menos para los involucrados en negocios “esenciales”. Yo creo que a nadie le queda duda que los que se encargan de la logística de alimentos, los médicos, y otros son negocios mucho más que esenciales en esta época. Pero el hambre, las deudas, el desempleo, ¿también distinguen quienes son esenciales? Porque los artistas, organizadores de eventos, dueños de restaurantes y bares, los hoteleros, también necesitan comer. Pedir confinamiento y señalar como irresponsables a los demás es fácil cuando el confinamiento no es con 5 personas en una casa de 1 piso y 20 metros cuadrados.