Combatir la desconfianza

  Cartas de lectores

Combatir la desconfianza

Bajo este desolador panorama se hace mucho más complicado encontrar ese camino de docilidad con el que muchos soñamos; todo se basa en el poder, para apropiarse del más débil.

Cualquier desconfianza debe inquietarnos; es una señal de debilidad que nos paraliza interiormente y termina por envenenar todo tipo de relaciones. La fuente de toda violencia germina de ese desengaño sufrido. Para desgracia nuestra, continuamente presenciamos una siembra de maldades que cuesta asimilar. Por si fuera poca la barbarie, ahí están igualmente, las toxinas de la decepción y el desaliento, apagando nuestro entusiasmo y encendiendo un espíritu inhumano verdaderamente doloroso. Bajo este desolador panorama se hace mucho más complicado encontrar ese camino de docilidad con el que muchos soñamos; todo se basa en el poder, para apropiarse del más débil.

Víctor Corcoba