Macarena Miguel: “En mi caso, la fama es una bendición”

  Ocio

Macarena Miguel: “En mi caso, la fama es una bendición”

La actriz mexicana acaba de estrenar La desalmada, la reciente telenovela de Televisa. La presenta así para Ecuador

Macarena Miguel
Macarena Miguel tiene 27 años.Cortesía

Macarena Miguel Busto es uno de los talentos de la televisión mexicana que va en ascenso. Su carrera inicia desde muy pequeña. A la edad de 3 años ya era parte de las producciones dramáticas de Televisa, una de las televisoras más grandes de América Latina.

Actualmente tiene 26 años y luego de 15 regresa a la televisora que la formó actoralmente. La desalmada es el nombre del proyecto que se estrenó a principios de julio, con Livia Brito y José Ron como protagonistas.

En esta entrevista la intérprete nos comenta todos los detalles de su paso de artista infantil a la formalización de su carrera. Atrás quedaron los proyectos como Sueños y caramelos o Violetta, ahora espera que sus futuros papeles sean siempre un nuevo reto que la saque de su esquema habitual.

Macarena le dio un espacio a EXPRESIONES de su apretada agenda de grabación, la cual se mantendrá hasta septiembre, para darnos detalles de esta historia que describió como una novela “llena de calidad, con un grupo de actores lleno de talento y un equipo de trabajo maravilloso”.

Su personaje de Mary la atrapó por tener la posibilidad de darle el toque de comedia a La desalmada, drama inspirado en la telenovela colombiana La dama de Troya (RCN, 2008).

La actriz, casada hace un año con Andrés Chávez, tiene lista una película que pronto se estrenará, pero que la pandemia retrasó. Un retrato de familia es una cinta “muy familiar” en la que la artista participa junto a actores de la talla de Mar Saura y Humberto Zurita, quienes interpretan a los padres de su personaje.

Encanto

Encanto: la nueva película de Disney inspirada en Colombia

Leer más

Una pequeña muy adulta

Su carrera empezó en la franja de Televisa Niños a principios del 2000. ¿Cree que falta algo así en la televisión?

Sí, definitivamente. Hice primero El Diario de Daniela, tenía tres años. Pero en sí, la primera novela que hice totalmente y con un papel importante fue Sueños y caramelos. El ser actor infantil en Televisa Niños era como un sueño porque teníamos la oportunidad de trabajar en lo que nos gustaba y a la vez hacer contenido para gente de nuestra edad. Para mí fue una gozada y al mismo tiempo creo que faltan estos productos para niños hecho en nuestros países.

¿Crecer como niña actriz define desde el principio su rumbo actoral?

En mi caso sí porque inicie muy niña, y no es que te cambie la personalidad pero sí te va encaminando. Estás creciendo en un rubro diferente. Tus amigos están en fiesta o jugando tu estás trabajando. Y en ese tiempo no lo veía como un empleo, era más como mi actividad extracurricular. Así como mi hermano iba al fútbol yo pasaba en el set. Definitivamente me marcó y me ayudó a encontrar lo que me gusta. Aunque entré a estudiar Arquitectura, pero la verdad, no sabía a quién estaba engañando. Lo mío era la actuación. El convivir con este medio me dio la oportunidad de saber más cosas al llegar a ser adulto.

¿Se sentía una niña grande?

Siempre he considerado que desde muy chiquita fui más madura para mi edad. Podría ser por estar trabajando al mismo tiempo que estudiando. Tienes una formación aparte de lo que da la escuela, y aunque lo veía como algo divertido sabía que tenía que tener una disciplina para cumplir todo. No es un juego pero realmente no lo es. Lili Garza, la directora de Sueños y caramelos, nos lo repetía mucho.

El camino a la fama, ¿cómo cambia su vida? ¿cómo lo toma una niña cuando la reconocen por la calle?

De cuando era chiquita me pasaba algo que a mí me fascinaba y ahora de grande me río. Pero a mis papás les parecía desastroso. Yo me inventaba que la que salía en la tele era mi hermana gemela, no yo. A mí me abrumaba tanta atención. Entonces salir de Televisa y que 40 personas te estén pidiendo una foto es un shock. Me parece recalcar que sin los padres te puedes ir. Sin una base establecida la fama te toca duro. Te quedas con esta idea de que nadie te merece. El pasar de esto a la vida adulta, y que mi vida privada sea algo pública es un arma de doble filo. Agradezco muchísimo el cariño del público, pero también está el estrés de cómo manejar que tanta gente te envíe mensajes, quiera saber lo que haces y que de cierta forma se metan en tu vida. Yo intento darle la vuelta y saber que son personas que aplauden tu trabajo.

Entonces, ¿la fama es maldición o bendición?

En mi caso es una bendición pero puede haber casos de los que no. Hay otras escalas de fama, como las de Michael Jackson o Madonna, en las que no puedes ni salir de tu casa. Siempre he dicho que amo mi trabajo en el estudio pero ya el otro lado, me cuesta trabajo hacerla parte.

Influencers digitales

Cinco influencers que se han volcado a la música

Leer más

Regresando a la pantalla chica

La desalmada es su primer papel en su etapa adulta. ¿Necesitaba ya quitarse esta idea del papel de adolescente?

Mira, después de Violetta, que fue el último proyecto de adolescente que hice. Marcó el final de esta etapa actoral. Ya con personajes adultos los he hecho pero fuera de Televisa, pequeñas series y películas. Volver a Televisa fue una total sorpresa porque mi mánager me llama y me avisa que hay un casting para una producción del Güero Castro, cosa que no sabía cómo me iba a sentir porque hace mucho no hacía una telenovela. Me animé y me di cuenta de que todo había crecido. La empresa, yo, había muchos cambios. Las temáticas de estas producciones cambiaron, eran más reales, más actuales. Algo que me sorprendió para bien. Estoy muy contenta de ser parte de este cambio de la novela clásica a algo más actual.

¿Estamos acostumbrados a los remakes? No cree que faltan historias inéditas….

Muchas veces nos vamos por la fácil y subestimamos mucho al pensamiento latinoamericano. Tenemos el talento y la habilidad de escribir cosas que muevan a la gente y que sean diferentes. Hacer remakes es una fórmula que ha funcionado por muchos años, pero creo que sí es tiempo de empezar a hacer nuevas historias.

¿Si tuviera la oportunidad de escribir su propia telenovela cuál sería la trama?

¡Órale! Una de las personas con las que trabajo es con Gonzalo García Vivanco y Gonzalo Vega. Son mis actuales compañeros, excelentes compañeros y actores. Puede ser un triángulo amoroso. Me encantaría que tenga un problema psicológico en un grado clínico. Me ayudaría a explotar este rango actoral que tengo.

Johann Vera

Johann Vera: Le es inevitable no rendirse

Leer más

Entonces que los productores lean esta entrevista.

¡Exacto! Que ya la vayan escribiendo (risas).

El papel más recurrente en su carrera es el de la niña dulce y buena. ¿Cómo los va cambiando?

Sí. He hecho otros papeles que me han sacado de esa cajita. El de La desalmada tiene un poco de ambos mundos.

¿Y cómo es Mary, su nuevo personaje?

Es una niña tierna pero muy rebelde y terca. Le vale lo que le digan y hace lo que quiere. Le da un poco el toque cómico a la novela que es un drama. Por eso me encantó.

La novela es muy campestre. ¿En dónde es la locación?

Es una hacienda en Malinalco. Allí me la he vivido todo este tiempo. Mi papel está siempre en la cocina de este lugar. Y su diseño es increíble. Quisimos aprovecharla. Pocas escenas las tengo hechas en Ciudad de México. En pantalla se desarrolla como si todo fuera en Veracruz. Faltan muchísimas escenas por grabar.

Tini

Tini: Soltera aunque los rumores digan lo contrario

Leer más