Veinte minutos de angustia en un viaje por la autopista

  Guayaquil

Veinte minutos de angustia en un viaje por la autopista

Pasajeros de transporte urbano aseguran que la delincuencia crece sobre la avenida Narcisa de Jesús. Conductores estiman que a diario ocurren 5 atracos

buses 4
Algunos vendedores de caramelos que crean zozobra entre los transeúntes al subir a los buses.Christian Vinueza

“¡Manos arriba que esto es un asalto!”, es la frase que se ha vuelto común en los buses de transporte urbano que recorren la ruta Terminal Terrestre-Pascuales sobre la autopista Narcisa de Jesús, calificada por los pasajeros como una de las más inseguras de la ciudad. Los conductores estiman un promedio de cinco atracos diarios.

61241e2f6484c

Tres hombres circulaban con una subametralladora en un bus de Guayaquil

Leer más

Durante un recorrido realizado por EXPRESO se pudo constatar la tensión con la que viajan los pasajeros, en un tramo de veinte minutos, en el que delincuentes irrumpen su viaje para desvalijarlos de todo lo que llevan. “Es la autopista del terror, son casi veinte minutos de angustia hasta pasar esta zona de Guayaquil. Unos sujetos se treparon en la Narcisa de Jesús y de inmediato sacaron sus armas y se pusieron a robar”, relata Juan Moncayo, sobre lo que le ocurrió en la línea 70, hace dos semanas. “Eran tres personas, uno se quedó con el conductor y los otros dos nos asaltaron, creo que nadie se salvó. Fueron momentos de tensión, pensé que en cualquier momento se les podía escapar un tiro y matar a alguien”, añadió el hombre, a quien se le llevaron la billetera y un celular.

Moncayo considera a la autopista como una de las más peligrosas a la hora de transportarse en buses. “Aquí como no hay semáforos y casi nunca vigilantes, los ladrones se trepan y aprovechan porque tienen por lo menos 10 kilómetros de largo para asaltar, los pasajeros nos sentimos indefensos contra ellos”, expresó el hombre que a diario se embarca en la 70 para llegar hasta su casa. “En esta zona no hay operativos ni patrullas dando vuelta, si te roban en el bus no hay manera de atrapar a los ladrones, los que muchas veces están escoltados por otros vehículos. Exigimos que las autoridades hagan algo”, reclamó.

bus1
Pasajeros dudan en treparse a los buses al ver actos sospechososCHRISTIAN VASCONEZ

Para Gustavo Navarrete, chofer de bus, es imposible saber quién es delincuente. Una modalidad que ahora aplican es pagar el boleto, subir como pasajero y esperar. “Ellos se meten entre la gente, se visten bien, pagan su pasaje y a mitad de camino empiezan a robar. ¿Cómo puedo identificarlos? No es posible hacerlo”, exclamó.

WhatsApp Image 2022-03-22 at 5.17.34 PM

La delincuencia se aprovecha de 7 kilómetros abandonados en la Narcisa de Jesús

Leer más

Carla Vaca cuenta lo que le ocurrió hace casi un mes cuando se dirigía a su casa en Metrópolis, desde la terminal terrestre. “Eran las siete de la noche y estaba muy cansada y me estaba quedando dormida; se suben dos personas bien vestidas, y cuando menos lo pensé empezaron a asaltarnos. Parece que algo les dio miedo porque no robaron a todos y se bajaron rápido. Yo me salvé, pero vi todo”, narró la mujer, quien aún recuerda como si fuera ayer ese episodio aterrador. Además, asegura que otros familiares han vivido situaciones similares en varias ocasiones, durante los últimos meses.

Otras víctimas mencionan que en buses de las líneas 118 y 14, que recorren a lo largo de la autopista, se viaja con la misma angustia por la delincuencia.

Los ladrones se trepan en las estaciones, se hacen pasar por pasajeros y luego en media autopista sacan las armas y empiezan a robar. Yo he sido víctima varias veces.Gustavo Navarrete
​conductor
Capturan delincuente en Av Francisco de Orellana  5

Presunto delincuente fue detenido tras estrellarse contra una motocicleta

Leer más

A pesar de que algunas unidades tienen cámaras de seguridad, los usuarios no se sienten seguros. “Sabemos que muchas están dañadas y las que valen creo que sirven poco porque nunca identifican a los asaltantes”, reclamó Vaca.

José Cruz, oficial de un bus de la línea 14, asevera que ellos hacen su trabajo y no tienen malas intenciones. “Nosotros queremos llevar el pan a la mesa y si nos paran debemos llevarlos, no sabemos cuándo son ladrones o cuándo no. Muchas veces es a la suerte”, opina el joven, quien tiene un año en el oficio. “A veces salimos a trabajar por $15 o $ 20 y terminamos perdiendo más por culpa de los ladrones. Nosotros también nos sentimos víctimas”, añadió.

Ariel Jiménez, conductor de la línea 16, exige ayuda. “Necesitamos que en las paradas hayan policías o que se vistan de civiles para resguardar especialmente en las zonas alejadas”, exigió.

buses 3
Pasajeros muchas ocasiones pasan con miedo durante todo el viajeCHRISTIAN VASCONEZ