Samuel Reyes Salvador: “Quisiera que el malecón se extienda por todo el Guayas”

  Guayaquil

Samuel Reyes Salvador: “Quisiera que el malecón se extienda por todo el Guayas”

El empresario es el procurador común del consorcio Urvaseo, una de las compañías que decidieron, a través de un aporte cívico, apoyar la iniciativa de EXPRESO de recuperar el centro de la urbe.  Reyes evoca el pasado.

SAMUEL REYES
El empresario Samuel Reyes se suma con propuestas al concurso lanzado por EXPRESO para rescatar el centro de Guayaquil.Miguel Canales Leon

Samuel Reyes recuerda aquellos escenarios que vivió precisamente en el corazón del Puerto Principal y que le dieron alegría y paz; la misma que, advierte, urge recuperar para solo así mantener viva la historia y el patrimonio de Guayaquil.

centro de Guayaquil

Estas son las bases del concurso para rescatar al centro de Guayaquil

Leer más

-Urvaseo es una de las compañías que se hicieron presentes en la participación de este proyecto que lanzó EXPRESO. ¿Qué factores lo llevaron a apostarle a la iniciativa?

- La recuperación de nuestra historia. Y es que cuando hablamos de los países sudamericanos y centroamericanos como Ecuador, Perú, Colombia, Panamá, Guatemala, México, todos tienen un centro que es nuestra historia. Ahí nacimos, en él se forjaron los pilares de nuestra ciudad, de nuestro país; y no hay nada más atractivo que mantenerlos en las mejores condiciones para que sean un paso obligatorio de quien sea que lo visite. En mi época, guardábamos todos nuestros recuerdos en álbumes y cuando uno quiere recordar el pasado los busca, están ahí. Los álbumes nos recuerdan la memoria y nos hacen felices. El centro histórico, por lo tanto, debería ser el álbum de cada ciudad, de esta ciudad. El sitio en el que uno camina y recuerda lo que vivió. El centro es patrimonio y debe ser, sin fecha de caducidad, un sitio limpio, seguro, bien cuidado.

- ¿Qué escenarios de aquel centro del pasado le gustaría ver replicados?

- Lamentablemente no tuve la suerte de vivir mi niñez acá, nací en Perú; pero cuando venía a visitar a mi padre, que vivía en el centro, en el piso 23 de un edificio ubicado frente al parque Centenario, recuerdo esa vista hermosa que nos permitía observar incluso el río. Yo era muchacho, pero recuerdo la seguridad que sentía para caminar. Y no solo en esta zona, sino en Ceibos, donde vivía; y en la misma Urdesa, hacia donde iba caminando o en bicicleta desde casa, era magnífico. Yo creo que la peor desgracia que puede sufrir Guayaquil es la inseguridad, y perdón que me meta a hablar de un tema político, pero debo decir que eso no es una falta del Gobierno de Lasso.

RECORRIDO POR LA AV. 9 (9165848)

El rescate de la identidad del centro ya arrancó

Leer más

- ¿A qué la atribuye? ¿A la falta de acciones locales? ¿A factores externos quizás?

- Hoy vivimos una inseguridad que es producto del odio que sembró este sujeto llamado Rafael Correa, que lo único que supo hacer es sembrar ese odio entre ecuatorianos, y eso es difícil de subsanar y es una lástima. Hace 30 años, si hablamos de Guayaquil, uno iba y venía de las discotecas, salía a comer en paz y había vida en comunidad. Eso no existe ya. El Guayaquil de mis recuerdos desgraciadamente tuvo periodos de muy poca atención, como el bucaramato. Tengo amigos que son de esta lista y siempre los respetaré, pero también siempre diré que en esa época Guayaquil fue el más sucio de la historia. Desde que uno llegaba al antiguo aeropuerto podía oler la basura; pasaba lo mismo en la 9 de Octubre; en el mercado de la Pedro Pablo Gómez, donde había una ‘cama’ de basura orgánica de 30 centímetros sobre la que se caminaba. Hoy Guayaquil es otra.

RESCATEMOS EL CENTRO (1)
Varias marcas se han sumado a la iniciativa de este Diario.EXPRESO

- Pero puede ser mejor todavía...

- Por supuesto y eso es responsabilidad de todos. Guayaquil ha sido bendecida por el río, el mismo clima que tiene. El malecón es maravilloso y lo ideal es que se siga desarrollando. Me encantaría que se extienda por toda la orilla del Guayas. Que Guayaquil tenga una costanera, como la tiene Santiago de Chile o Lima, que ha transformado su costa verde; eso sí, en años, pero ha dado un giro urbanístico maravilloso. Ahora en Lima, a cualquier hora del día hay vida, porque hay un malecón, canchas de fútbol, de fulbito, de tenis, de paddle, de frontón; hay skateparks, ciclovía, hay todo para el local y el turista. Ahora mi pregunta es por qué Lima, que tiene un clima terrible (de 16° con 90 % de humedad), ha podido trasformarse, y Guayaquil, que tiene un clima cálido, no.

Foto de Sistema Granas (9330774)

“Las viviendas de tipo social serían un imán para poblar al centro”

Leer más

- ¿Y qué se responde? ¿Qué lo ha impedido, desde su punto de vista?

- La corrupción. Con el correato el país ha sido saqueado y aún vivimos la consecuencia de ello. Menos corrupción se traduce en destinar mayor cantidad de dinero a obras que realmente lo necesitan y eso no pasó.

- Pero si hablamos del centro y de la transformación de Guayaquil en sí, ¿no debería ser la Alcaldía la que destine sus fondos a esta inversión?

- No necesariamente. Cada turista que llega paga impuestos en su consumo y eso ha ido siempre al Gobierno central, esos impuestos no se quedan en Guayaquil. Por lo tanto, hace décadas, el Gobierno debió y debe, a través de su cartera de Turismo, apostar por obras para transformar las ciudades y eso no se da. Hoy la iniciativa que ha lanzado EXPRESO para embellecer a la ciudad es lo correcto y necesario. Y sería estupendo que en esa transformación se incluya la seguridad, que es lo que urge. Yo creo que Viteri ha dado un primer paso con las cámaras.

No debemos cambiar casonas por edificios, porque la historia debe mantenerse. Hay que cuidar nuestra historia, y si la empresa privada tiene cómo aportar a eso, ahora que no hay dinero ni en el Municipio ni el Gobierno central, debemos apoyar.

Samuel Reyes, empresario
florencio Compte

Florencio Compte: “Rescatar el centro será recuperar la esencia genuina de Guayaquil”

Leer más

- Pero no es suficiente...

- El tiempo dirá si está bien o mal, de lo que estoy seguro es de que no hay peor cosa que no hacer, y Viteri algo está haciendo. Pero es necesaria la presencia activa de las fuerzas. En Panamá, en pleno centro histórico, hay policías, militares, metropolitanos y hay agentes camuflados haciendo inteligencia. Eso ha logrado que haya vida día y noche, que puedas pasear y comer a las tres de la mañana en paz. ¿Qué hace falta? Unirnos todos. Ya es hora de que nos olvidemos de que somos correístas, socialcristianos, demócratas... Carajo, somos guayaquileños, y como tales debemos dejar de lado cualquier bandera política si realmente queremos pensar en la ciudad, en salvarla. La gente debe volver a tener esas ganas de salir sin horario a su centro. Ahora, lo que nos frena no es este o los otros toques de queda que se han fijado, es la violencia que nos rodea. A mis 18 años, cuando viví en Lima, Alberto Fujimori puso el toque de queda y lo que hacían los locales y discotecas era hacer las fiestas de toque a toque: de 23:00 a 06:00. La gente estaba adentro en los bares en pleno toque. ¿Por qué? Porque la gente se adapta. Si eso no lo vemos ahora es porque nos sentimos vulnerables, así sea en el barrio o la calle más bonita.

- ¿Cómo ayudará al personal de su empresa tener un centro transformado y menos vulnerable?

- Pese a que en el centro nuestro personal no ha sido víctima de tantos delitos como sí en otras zonas, la seguridad siempre será indispensable. En los últimos tres meses, nuestros colaboradores han sido asaltados 100 veces en los suburbios, la Trinitaria, los Guasmos. Se les llevan los celulares, la indumentaria, sus credenciales... Por eso modificamos la frecuencia, ajustamos los horarios. En fin, recuperando esta zona y aplicando lo mismo para el resto de la ciudad, cambiará todo. La transformación, el cambio, por lo tanto es urgente. Repito: para recuperar y mantener viva la historia, nuestro patrimonio.