Ni las rejas ahuyentan a la delincuencia de La Garzota

  Guayaquil

Ni las rejas ahuyentan a la delincuencia de La Garzota

Las cifras reflejan 170 asaltos este año, aunque la comunidad alerta de que son más.  El barrio exige patrullajes, la Policía ve a las garitas como obstáculos

La Garzota garitas
Debido a la inseguridad, varias manzanas de La Garzota están cerradas con puertas tipo pluma que son levantadas por guardianes, a quienes los habitantes les pagan un sueldo básico.Alex Lima / EXPRESO

En la ciudadela La Garzota, norte de la ciudad, la mayoría de las cuadras ha sido cerrada con puertas tipo plumas y rejas que son vigiladas por guardianes, contratados por los residentes, que duermen en casetas ubicadas junto a las puertas de ingreso.

La Alborada desorden

El desorden y el bullicio se apoderan de la Alborada

Leer más

Los vecinos de la zona aseguran que con esta medida lo único que ellos intentan es tener seguridad; “aunque en ocasiones eso ha sido imposible de lograr”, reconocen.

Los hechos lo confirman. La semana pasada, dos delincuentes asaltaron a mano armada a un joven, a pocos metros de la garita ubicada en la manzana donde habita desde hace 15 años. Se le llevaron el teléfono celular y una laptop.

Hace dos meses le arrancharon la cartera a otra residente, luego de empujarla y arrastrarla en el pavimento cuando ella se resistió al atraco, que también se dio fuera del cerramiento de la manzana donde habita desde hace dos décadas.

Y no son los únicos hechos delictivos que se han dado en el sector. En lo que va del año se han registrado 170 asaltos a personas, 20 más que en 2021; mientras que los robos a viviendas han bajado de 60 a 40 en el mismo período, según datos de la Policía. Sin embargo, la ciudadanía asegura que las cifras son bajas en comparación a la realidad. Lo que pasa es que no denuncian por la misma razón que no lo hacen en otros barrios: por lo engorroso que resulta el proceso.

La Garzota garita
Las puertas de fierros son aseguradas con grandes candados, durante las noches. Personas desconocidas son impedidas de ingresar a la zona. Pese a ello, los delincuentes se las ingenian para treparlas.Alex Lima / EXPRESO

La sustracción de accesorios de carros se ha incrementado de 190 a 200; y el hurto de carros ha bajado de 60 a 30, añade el informe policial que menciona que estos sucesos se presentan con más frecuencia los fines de semana, en horarios de 02:00 a 05:00.

El Municipio debe ofrecernos áreas donde los vecinos podamos recrearnos, donde los niños puedan jugar; mientras que la Policía debe darnos la seguridad que estamos necesitando.

Rosario Figueroa, habitante de la manzana 48, La Garzota III etapa
Parque Sauces

Los parques de Sauces son ‘invisibles’ por falta de juegos

Leer más

De acuerdo a esos reportes y a los testimonios de los vecinos, los asaltos a personas se dan a pocas cuadras de llegar a las viviendas y justo cuando se detienen para abrir las rejas que han colocado para protegerse del hampa, pero que no han ofrecido la tranquilidad que ellos buscaban; pero sí han entorpecido el patrullaje policial, revelan los uniformados al defenderse de los cuestionamientos de los moradores, por la lentitud con la que actúan ante una emergencia.

Queremos un ambiente de paz donde podamos convivir entre vecinos, conocernos mejor para juntos planificar acciones que redunden a favor de esta zona insegura.

Víctor Chacón, residente de la manzana 63, La Garzota II etapa

“Adentro de los cerramientos hay algo de paz, el problema es cuando salimos a la calle. Allí hay poco control policial y los delincuentes se aprovechan de las circunstancias. Con las plumas y rejas, así como las identificaciones respectivas, evitamos que personas desconocidas ingresen a delinquir”, indica Marcelo Carranza, guardián de las manzanas 48 y 49 de La Garzota II etapa, quien ha sido testigo de muchos asaltos fuera de las rejas y no los ha podido impedir porque los hampones actúan con rapidez.

la Garzota garita
Los guardias son los encargados de abrir y cerrar las rejas colocadas en las manzanas.Alex Lima / EXPRESO

Carlos Flores, quien ha sido víctima de la delincuencia en dos ocasiones, también cuestiona el accionar de los uniformados. “Cuando se presenta algún inconveniente, llamamos a la policía y vienen cuando ya todo ha pasado”, afirma.

Hace dos semanas, a él se le sustrajeron los espejos y los tapacubos del auto enfrente de su casa, en la que habita hace más de dos décadas. Pero lo que más recuerda con indignación es aquel 20 de abril de 2020, en plena pandemia, cuando dos personas en moto atacaron a su esposa e hija, a pocos metros de su casa. “Ellas gritaron, pero cuando el guardia salió, el hecho ya había sido consumado. La niña resultó herida”, narra el habitante.

PoblaciónLa Garzota tiene 7.208 habitantes, según el último recuento del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC). Consta de siete etapas.

Él, al igual que otros del vecindario, considera ineficaz la presencia de las mencionadas barreras, puesto que no han logrado frenar los robos. “No hay nada ni nadie que frene a los hampones, ellos están libres, mientras nosotros tenemos que vivir encerrados”, anota Gonzalo Rivera, otro residente.

El sargento Rodrigo Segales, quien la tarde del martes realizaba rondas en el sector, manifiesta que las garitas no permiten a los uniformados realizar un patrullaje adecuado. “Lo que hacen es aumentar la sensación de seguridad en quienes las colocan; pero favorecen a la delincuencia, que busca otros sectores que aún no están enrejados”, explica.

Los moradores de La Garzota insisten en la necesidad de que las autoridades ejecuten acciones urgentes para disminuir la ola delictiva.

tallarines Guauyacane

El paisaje de Guayacanes se satura con ‘tallarines’ colgantes

Leer más

Anhelo volver a caminar con libertad en el barrio, pasear con la familia sin estar mirando de un lado a otro por el temor de que alguien nos haga daño. Quiero conocer más a los vecinos que tampoco salen por temor a la delincuencia”, menciona Fernando Cabezas, quien habita en la ciudadela hace 30 años y reconoce que en los últimos años poco ha podido socializar con el vecindario.

Mientras que Rosario Figueroa dice que sueña ir con sus hijos a los parques para distraerse un rato. “Pero eso es imposible porque estas áreas no dan seguridad a nadie, por lo descuidadas que están desde hace mucho tiempo. El Municipio debe intervenirlas para mejorarlas; y la Policía, resguardarlas para que podamos vivir tranquilos y en comunidad”, puntualiza.