Vivir y salir de la 'burbuja residencial', el anhelo de los residentes de la Aurora

  Guayaquil

Vivir y salir de la 'burbuja residencial', el anhelo de los residentes de la Aurora

La mayoría de sus habitantes quiere un gran parque público. Las áreas con las que cuentan resultan insuficientes para hacer comunidad

LAS JOYAS (8664869)
Necesidad. En medio de lotes destinados a plazas comerciales o urbanizaciones, los moradores usan los espacios vacíos para recreación.
CHRISTIAN VASCONEZ

Un solo parque público y un polideportivo para los más de 160.000 habitantes que ha amasado la parroquia urbana La Aurora en la última década. Es todo lo que hay, y frente a ello las familias exigen más. Más libertad y opciones para correr, trotar, jugar. Hacer comunidad y vivir.

Pese a que este sector es ahora considerado uno de los polos en desarrollo del Gran Guayaquil, al igual que La Puntilla en Samborondón y vía a la costa en Guayaquil, este no cuenta con un gran parque público para sus habitantes.

En la zona hay más de una veintena de complejos habitacionales. Y si bien cada uno de estos tiene su área social, lamentan que fuera de los muros de sus ciudadelas no haya un área verde como Samanes o el parque de la Kennedy en el Puerto Principal, donde todos puedan compartir.

Oscuridad en La Aurora

En La Aurora llevan cinco meses a oscuras y encerrados

Leer más

“Las autoridades se han acostumbrado tanto a que quienes viven en esta zona, crezcan en una especie de burbuja. Para muchos, esa opción no es agradable. Todas las ciudades del mundo, al menos las que progresan, contemplan un área verde comunitaria. Es lo que te acerca a los vecinos, lo que te permite que, como hoy, no vivamos entre desconocidos. Hoy yo quiero salir de mi burbuja residencial”, expresa Valeria Caicedo, residente de La Joya.

Kátherine Veloz, quien habita en Villa Club, coincide y reconoce estar cansada de trotar además entre los vehículos, ante la falta de una ciclovía. “A diario, pese al infernal tráfico que nos rodea, salimos a correr zigzagueando hasta camiones. En las aceras incluso ves a personas ejercitándose y estirándose. En el mundo se ha hablado de la importancia de los parques. Me cuesta entender por qué el alcalde no prioriza una estructura de este tipo aquí”, señala.

Aquí hace falta un parque grande, como el de Samanes, porque dentro de las ciudadelas es difícil hacer ciclismo. Si sales en las mañanas te pueden chocar, ni hablar de noche

Alfonso Ramírez, ciclista y residente de Millan

Consultado sobre esta situación, el director del departamento de comunicación del Cabildo, Alejandro Cedeño, asegura que en la parroquia sí existe un plan para construir un malecón en las riberas del río y que contará con espacios para la familia, hacer ciclismo y caminar, aunque sin precisar cuándo iniciarán las obras. Dice que también pretenden construir una ciclorruta en la avenida León Febres Cordero, pero tampoco habla de fechas, lo que para la ciudadanía “evidencia que las obras no serán más que promesas que se las lleva el viento”.

Solo hay centros comerciales y casas, no se toma en cuenta la incorporación de un espacio comunal para todos los moradores, un lugar donde se pueda respirar aire limpio

Rodrigo Ruiz, residente de La Joya

Sobre la necesidad de que haya un parque, Cedeño justifica que ya hay un polideportivo ubicado en la comunidad de La Aurora. Que este tipo de pedidos viene de una minoría, por lo que al menos ahora no está previsto destinar recursos para esas solicitudes.

Pero residentes como Mariuxi Méndez, de Villa Club, rechazan ese argumento. “Salgo a diario con mis hijos a jugar y encuentro el parque de mi ciudadela lleno. Me toca entretener a mis hijos en casa o esperar que sea más tarde para que ellos puedan usar los juegos del vecindario. Sería lógico que haya una opción integral para todos. Queremos alternativas”, argumenta ella.

parques cerrados

El espacio público que cierra su puerta al ocio y la familia

Leer más

Méndez describe su situación como si viviese en una burbuja. “Los principales sitios de ocio, como parques, quedan en el centro de la ciudad, no hay ninguna opción cercana”.

Así mismo, Michael Soria, residente de Villa del Rey, no siente que haya suficiente espacio para él y su mascota para sus paseos. “No siempre puedes ir con tranquilidad en la ciudadela. Hay gente a la que no le gustan los perros y a veces te lanzan el carro, y cuando sales a la calle principal las veredas son reducidas”.

LAS JOYAS (8664865)
Realidad. La comunidad espera un espacio público.CHRISTIAN VASCONEZ

“Tener un parque grande donde puedan entrar familias, niños y mascotas, que pueda proveer esa seguridad, te evita el salir a la calle, más aún en nuestro panorama actual, en el que no podemos salir a cualquier lugar, pero tampoco podemos permanecer encerrados”, piensa.

Para la urbanista Rosa Rada, el gran problema de esta zona de Daule radica en que no cuenta con una distribución ideal de las áreas verdes.

A veces, con seis niños que entren a los parques, ya están llenos los juegos. Hace falta tener espacios comunales en la parroquia, para toda la familia, no solo para los niños

Mariuxi Méndez, residente de Villa Club

“Dentro de las etapas de cada urbanización, son muchas las casas que hay, lo que reduce las áreas verdes. Por eso, lo que se podría hacer es expropiar tierras para destinar su uso a los parques o más espacios que permitan la recreación al aire libre”, alerta.

La Aurora

Las noches tienen buen sabor en La Aurora

Leer más

Johnny Cóndor, urbanista y planificador urbano, coincide al cuestionar por qué una zona que en su momento fue verde y estuvo llena de cerros, ahora no tiene más que cemento. “Al igual que en Guayaquil, la planificación correcta del uso de suelos y destinación de la vegetación ha sido escasa o nula. Hay que tener parques. Hay una necesidad de rodearse de ellos. Son una prioridad, hay que comprenderlo”. Añade que los parques de cada ciudadela cumplen su función: dar un espacio para los menores. “Pero son limitados a su tamaño y capacidad. La gente necesita respirar y hacerlo como se debe. La gente necesita sombra, eliminar las islas de calor, tener sí o sí puntos de encuentro, de cohesión social”, sentencia.