Juez de paz, el pórtico para bajar los conflictos barriales

  Guayaquil

Juez de paz, el pórtico para bajar los conflictos barriales

63 ciudadanos asumieron la tarea de resolver los problemas entre vecinos, en diferentes sectores de la ciudad. En el país suman 457 jueces de esa categoría

jueces de paz1
Bayper Salvatierra (d) forma parte del grupo de 63 jueces de paz incorporados recientemente en la urbe. Ella atenderá en su comunidad, en Colinas de Nuevos Horizontes.Christian Vinueza

En marzo de 2015, Manuel Espinoza salió liberado de un proceso penal que se siguió en su contra por el presunto hurto de unas llantas, por el que estuvo detenido un año. Su pasado judicial, que incluye otras detenciones, le han cerrado puertas para continuar con su vida en la sociedad. Sin embargo hoy, en medio de su situación, intenta llevar paz a sectores rurales y periféricos de Guayaquil, expuestos a la violencia delictiva y social.

El presidente Lasso también habló en la sesión solemne.

Lasso: “El 9 de octubre no significa violencia, sino luz”

Leer más

Espinoza es uno de los 270 promotores de paz que han sido capacitados por el Consejo de la Judicatura y el Centro Municipal de Gestión de Conflictos y Cultura de Paz, Más Paz, que trabajarán con 63 jueces de Paz que fueron incorporados la semana pasada, para resolver conflictos vecinales que se presentan en sectores del norte, centro y sur de Guayaquil, así como también en Milagro, Progreso, Posorja, El Morro, Playas y la isla Puná, en la provincia de Guayas.

“Es mi cambio, trabajar con la comunidad, y así pagar mis errores”, dice Espinoza, quien promueve su ayuda en sectores como la Florida Norte.

Aunque todavía no ha resuelto algún conflicto vecinal dentro de las funciones que le toca ahora como juez de paz, el abogado Manuel Chunga Salinas, de 56 años, asegura que ya ha lidiado con problemas de vecinos, en el sector de la Febres-Cordero. “Los conflictos que más se presentan son, por ejemplo, discrepancias entre vecinos, a veces las bullas, las fiestas, el altoparlante. Hay otras acciones que cubren cinco salarios básicos, que hasta ahí tenemos nosotros el alcance. En adelante tenemos que derivarlos a la justicia ordinaria”, explica el jurista.

Si bien Chunga tiene experiencia en lo legal, ser juez de paz no requiere necesariamente ser profesional. Solo se necesita ser mayor de edad, tener como mínimo instrucción primaria completa, con una residencia ininterrumpida no menor a tres años en el sitio donde va a ejercer, y gozar del respeto, consideración y apoyo de sus vecinos. Son los moradores quienes deciden qué persona es la más idónea para acompañarlos en la solución de los conflictos, señala el Consejo de la Judicatura.

operativos

La intervención abarcará 257 puntos de consumo de drogas y muertes violentas

Leer más

Pero así como son elegidos por la comunidad, es esta la que se encarga también de decidir sobre su permanencia o remoción, cada dos años.

La Judicatura señala que Ecuador cuenta con 457 juezas y jueces de paz distribuidos por todo el territorio nacional, quienes han resuelto 9.504 casos (desde el inicio del funcionamiento del Sistema Nacional de Justicia de Paz) y han atendido 4.740 causas desde 2019 hasta la actualidad.

VECINOS CON PERROS.... (7176700)
Referencial. La mayoría de conflictos entre vecinos se suscitan por mascotas, ya sea por desechos o falta de control.Miguel Canales Leon

Xavier Zurita, líder del barrio Garay, espera que su sector sea considerado para tener un juez de paz. Según menciona, hay problemas de vecindad como en todas partes, entre ellos el descontrol de mascotas. Por un lado, la suciedad que dejan en las calles sin que sus dueños limpien;y por otro, el peligro de las peleas callejeras entre animales. Recuerda lo que ocurrió hace unos días en Sucre y la Octava, donde unos perros salieron de casa y atacaron a otro más pequeño. A su propietaria, quien presenció esa situación, le dio un derrame y falleció. Era una joven que recién había alumbrado.

FAMILIARES Y AMIGOS DE (6668191)

Femicidios bajan, pero Guayas sigue en rojo

Leer más

Los 63 jueces que se incorporaron al sistema se suman a los 13 que ya existían en la provincia del Guayas.

Entre ellos está Bayper Salvatierra, estudiante universitaria en Informática de 20 años, quien asegura que ya ha intervenido en conflictos con vecinos en temas como la basura o espacios para juegos de pelota. Su campo de acción será Colinas de Nuevo Horizonte, de Horizontes del Guerrero, en el noroeste de la ciudad.

Hay varios problemas, como en todo barrio (...), arrendatarios que a veces les alquilan con límite de agua a sus inquilinos (...), perros sin control en las calles.


Xavier Zurita,
líder del barrio Garay, centro de la ciudad

Lo primero que estamos haciendo es llevar la paz a sectores rurales, indicando a cada persona que existe este programa para que no vaya a la Fiscalía, que en nuestro sector lo podemos resolver.


Manuel Espinoza,
promotor de paz

Voy a ser juez de paz en el sector de la Febres-Cordero, donde existen conflictos, y quizás conflictos que no hemos considerado, pero que en su momento se van a dar a conocer.

Manuel Chunga,
juez de paz
Perro Playas

Un perro salva a una mujer de ser atacada por otro can

Leer más

Jorge Acaiturri, gerente de la Empresa Pública Desarrollo, Acción Social y Educación (DASE), informó que en los próximos meses tienen previsto que el número de jueces llegue a 150 y los promotores a 600.

Andrés Mora Castillo es promotor de la parroquia Pascuales, desde donde buscan hacer realidad proyectos en el norte de la ciudad, en los sectores más vulnerables como Monte Sinaí, la ‘entrada de la 8’, Casuarina, Pascuales, Vergeles, etc. “Estamos trabajando con seis personas, incluido el juez de paz, en un proyecto que está madurando, listo para implementarlo. Estamos trabajando con él desde el año 2019, en Pascuales, Monte Sinaí, Mucho Lote”, cuenta Mora.

El perro fue disparado en los exteriores de la casa del servidor policial.

Policia disparo a un perro pitbull y lo mato

Leer más

El promotor añade que está trabajando con proyectos de manera artesanal. Apunta a los jóvenes con problemas de adicción, que no están estudiando o no están cumpliendo alguna actividad socioeducativa. “Por lo menos que cojan una carrera corta, que puedan aprender mecánica, panadería, cocina, belleza, electrónica, gasfitería, para que puedan reinsertarse a la sociedad como entes productivos. Recordemos que desde los últimos años, chicos que tenían un futuro, ahora están, por problemas de adicciones, en la calle consumiendo y aparte delinquiendo, gente joven que no tiene un porvenir, de 14, 17 años”, resalta el ciudadano, quien ve junto a otros vecinos esta situación como un gran problema en las comunidades que pueden resolver con los jueces de paz.