La esperanza renace para los niños con problemas urológicos

  Guayaquil

La esperanza renace para los niños con problemas urológicos

Una misión médica estadounidense ha operado gratuitamente a más de 35 menores, en Guayaquil. Las familias esperan que el Gobierno promueva programas solidarios

hosp 1
Las madres de familia tratan de animar a sus hijos luego de la operación. Las intervenciones se realizan en el hospital Roberto Gilbert.CHRISTIAN VASCONEZ

Isabel Loor muestra en su rostro una nueva esperanza de vida, mientras juega con su hijo de un año y cuatro meses, quien hace dos días salió, sin inconveniente, de una riesgosa operación de su órgano genital que debía hacerse hace más de un año, pero que debido a la complicada situación económica había sido imposible lograrla.

Dr. Francisco Pérez_Hospital del IESS

Las nuevas autoridades del Teodoro Maldonado describen un hospital en estado crítico

Leer más

“Estuve más de un año buscando la manera de operarlo, pero no podía. Luego de algunos trámites, por fin pude realizarle a Eitan la intervención quirúrgica”, comentó emocionada la mujer, quien vive en Quevedo.

La madre del pequeño cuenta que la operación era urgente, pero la falta de solvencia no le permitía realizarla. “Me dijeron que costaba entre $ 15.000 y $ 20.000, pero no tenía esa cantidad de dinero. Con la ayuda del hospital y de los médicos extranjeros, pude operar a mi hijo de su malformación genital”, relata emocionada, mientras trata de hacer reír a su único hijo.

hosp 2
Los médicos estadounidenses realizan revisiones a los menoresCHRISTIAN VASCONEZ

Desde hace cinco días, la misión médica Healing the Children, de los Estados Unidos, se encuentra en Ecuador realizando intervenciones quirúrgicas gratuitas a niños con problemas urológicos. Lo hace en el hospital Roberto Gilbert de la Junta de Beneficencia de Guayaquil (JBG).

HOSPITAL DE DURAN

Durán, en la eterna espera de que el hospital sea inaugurado

Leer más

“Estamos muy contentos de colaborar con nuestros hermanos ecuatorianos y con sus niños. Esperamos continuar con esta colaboración”, dijo Richard Schlussel, líder de la misión médica que vuelve al país luego de tres años.

“La pandemia nos dio otras ocupaciones que no nos permitían estar en Ecuador. Estamos muy gustosos de servirles”, comentó en un tono amable el estadounidense.

La operación costaba entre 15 y 20 mil dólares. No había podido hacerlo por falta de recursos.

Isabel Loor
​madre de familia

Para Paulina Guadalupe, otra madre beneficiada, ha sido una bendición esta operación, ya que llevaba varios años luchando contra la hipospadia (formación anormal de la uretra) de su hijo.

WhatsApp Image 2022-09-08 at 6.11.48 PM

Nueve meses sin conseguir una cita con un traumatólogo

Leer más

“Pasé por decenas de médicos en más de tres años, pero no podía tener una solución para mi bebé. Me dijeron que debía ser operado, pero en Montecristi (ciudad donde reside) no había esa posibilidad”, comentó la mujer de 27 años, a quien le ha tocado estar sola con su hijo en el hospital. “Soy madre soltera, esperamos nos den pronto el alta para volver a mi pueblo. Esta operación ha sido una bendición para mi vida y la de mi chiquito”, dijo agradecida.

La misión médica está conformada por 29 profesionales de la salud, entre ellos dos ecuatorianos. Hasta el momento se han realizado al menos 35 operaciones y se espera alcanzar más de 50 hasta el 16 de septiembre.

hosp 3
El líder de la misión médica estadounidense recibió un certificado por parte del representante de la Junta de BeneficenciaCHRISTIAN VASCONEZ

“Esto es una colaboración completa de la misión médica Healing the Children; a nosotros solo nos ha costado su estadía, alimentación y transporte. Ellos han colaborado con mucho gusto en todas las operaciones realizadas. Estamos muy agradecidos”, comentó Juan Xavier Cordovez, director de la JBG, quien espera que puedan volver el próximo año. “Antes nos visitaban cada año, pero con la pandemia hubo tres años de ausencia. Estamos contentos que la relación siga fortalecida entre Ecuador y Estados Unidos”, expresó.

Niños trabajando en las calles

El trabajo infantil arroja facturas negativas

Leer más

En otra sala del hospital, el pequeño Andry Alcívar, de cuatro años, se mostraba muy inquieto mientras se entretenía con unos de los juguetes que le regalaron en la casa de salud.

Su tía Romina Mendoza, quien cuida de él, luego de la intervención quirúrgica, anhela que no solo instituciones extranjeras hagan este tipo de trabajo solidario. “Sería bueno que el Gobierno también tenga programas para ayudar a las personas que más lo necesitan”, dijo, mientras espera que el pequeño sea dado de alta.