Conductor guayaquileño: “Quisiera tener el poder de desaparecer a todos los buses”

  Guayaquil

Conductor guayaquileño: “Quisiera tener el poder de desaparecer a todos los buses”

Las quejas aumentan frente a las infracciones que cometen los conductores de las unidades.  Invaden carriles, se suben parterres y no respetan las señales

RECORRIDO DE BUSES (7713552)
Agobio. Un conductor busca la manera de huir en pleno centro de Guayaquil, luego de que un conductor de bus, en plena vía, frene para dejar un pasajero y otro intente avanzar.CHRISTIAN VASCONEZ

Esa mala costumbre que tienen los conductores de buses al momento de circular por las calles de Guayaquil tiene asqueados a sus habitantes. El hecho de tener que frenar cuando y como lo “ordenen” los colectivos, y de tener que cederles su puesto en la vía para evitar que se vayan encima de sus vehículos, son apenas algunas de las acciones que les generan rabia y son parte de la cotidianidad.

MUROS EN RIESGO (7639568)

Los separadores para buses son una trampa para autos

Leer más

“Yo quisiera entender dónde aprenden a manejar y por qué, pese a cometer tantas infracciones, la ATM los sigue teniendo en la calle. A mí me da la impresión de que son intocables, de que los agentes miran a otro lado. Y es que seamos sinceros, así como todos los días hay sicariatos en la ciudad, todos los días también se ven las salvajadas que los choferes de buses cometen al andar. Esta gente me amarga ”, asegura el guayaquileño Édgar Jácome; a quien las unidades de transporte urbano dos veces le han chocado.

“Invadieron carril y se fueron encima mío, hicieron que mi hija se golpee. Todo porque compiten esa maldita competencia que hacen dentro del gremio, competencia que todos vemos, que ellos niegan y que la Agencia de Tránsito y Movilidad (ATM) les acepta. Si tuviera algún poder, me gustaría que sea el de desaparecer todos los buses de Guayaquil y sus conductores, que para colmo hasta te tratan mal”, se quejó.

Manejar en Guayaquil es un laberinto lleno de trabas que provocan los conductores de buses. Les falta cursos y control. No saben de educación ni inteligencia vial.

Javier Jiménez,
conductor

EXPRESO hizo un recorrido por la ciudad para constatar si existe algún lugar específico donde se cometen más las infracciones, y constató que en el norte, el centro y el sur, el comportamiento de los conductores es igual. En las avenidas Francisco de Orellana, Rodolfo Baquerizo Nazur, Víctor Emilio Estrada, la Delta, Machala, Quito, 9 de Octubre, 25 de Julio, Domingo Comín, entre otras tantas, las escenas parecerían ser calcadas. Buses zigzagueando entre autos grandes y pequeños, buses y ciclistas; cerrando las intersecciones, trepándose a los parterres, atravesando las calles incluso irrespetando la luz del semáforo en rojo y no parando en los espacios donde, como publicó EXPRESO, se han construido unas especies de muros (separadores) que marcan el sitio por donde deben desplazarse y parar, pero no lo hacen.

buses (7714143)
Distancia. Los buses no respetan el espacio que debe haber entre uno y otro vehículo. Ponen en aprietos al peatón.Christian Vinueza

Según datos de la ATM, en el 2021 se registraron 1.439 infracciones a conductores de buses (el 70 % por exceder los límites de velocidad), mientras que en enero de este año, apenas 87; lo que a decir de la ciudadanía es absurdo. “Ochenta y siete infracciones cometen solo en un día y si no es más. Ahí claramente está la falta de control, no los están sancionando, ni dentro del gremio ni en la calle. Todo es una vergüenza, un eterno dolor de cabeza”, sentenció Christopher Ulloa, habitante de Urdesa.


Datos
. Según datos de la ATM, del total de infracciones cometidas por los conductores de buses, el 13 % se da por desobedecer las señales de tránsito. 
WhatsApp Image 2021-12-29 at 2.12.46 PM

Guayaquil: la transportación, otra vez es llevada a una 'mesa de trabajo'

Leer más

Esta realidad a conductores como Michael Delgado, quien habita en el norte de la ciudad, le confirman dos cosas: que este tipo de transportistas son intocables y que, a la par, a estos “les falta cultura vial y humana, necesitan humanizar el volante”. Conducen según el “manual que solo ellos han creado” y en el que la palabra respeto no aparece en ninguna página, argumenta.

“A veces pienso que entre los requisitos de los conductores de buses y de los alimentadores de la Metrovía, que también infringen la ley, está que conduzcan a ciegas. No sé si es el calor de Guayaquil o el hecho de estar sentado largas horas, lo que influye en ese actuar. No sé si les friega dar vueltas como rondín todo el día... Pero si les molesta, no conduzcan, cambien de trabajo. Pero no pongan en riesgo ni amarguen el día del resto”, agrega.

Lo único que pido a los conductores de buses es que sean educados y utilicen los paraderos. Nunca lo hacen, absolutamente nunca. Son dueños de las calles, no respetan a nadie.

Carlos Altamirano,
conductor guayaquieño
RECORRIDO DE BUSES (7713515)
Irrespeto. Se creen los dueños de la vía. En la imagen, ocupan todos los carriles.CHRISTIAN VASCONEZ

EXPRESO buscó hablar con algunos conductores, pero se negaron a hacerlo. Que no podían o que no tenían tiempo para dar entrevistas, dijeron. Que no todos conducen igual, irónicamente entre risas otros gritaron desde sus asientos.

Frente a esta situación, el director de Sostenibilidad y Educación Vial de la ATM, Álvaro Medina, precisa que se ha empezado a dictar un programa que prevé concientizar y sensibilizar en el tema a los conductores, a través de la educación y la empatía. “Durante las charlas se enfatiza cómo pueden convivir los peatones, ciclistas y conductores de vehículos a motor en el espacio público de una forma armoniosa y segura, comprendiendo el respeto de todos los actores viales”, señaló.

Los conductores de buses y de la Metrovía son los causantes de los conflictos en las vías, son los que vuelven el tráfico infernal en toda la ciudad. Nos agobian y ponen en riesgo.

Roberto Idrovo,
conductor de la ciudad
WhatsApp Image 2021-12 (7512843)

Buses cierran el año rodando a medias y sin hallar solución

Leer más

Pero, aunque el fin es bueno, coincide la sociedad, urge que estas capacitaciones sean permanentes. “Deben hacerse cada semana y deben fortalecerse con campañas, en la calle y los centros educativos. La raíz de este problema es la falta de educación. La multa a la final puede evitar que se ejecute la acción la mayoría de veces, pero no siempre. La solución será siempre educar una y cien veces, pero hacerlo bien. No solo para la foto, no solo para en redes sociales las autoridades digan que están haciendo algo”, sentencia el guayaquileño Ronald Burbano.