Ambientalistas: el bosque protector Cerro Blanco no debe tocarse

  Guayaquil

Ambientalistas: el bosque protector Cerro Blanco no debe tocarse

La Constitución y otras leyes amparan las zonas protegidas. Expertos lanzan voces de alertas ante la posible construcción de dos túneles.

TUNEL SAN EDUARDO  (31180283)
El túnel de San Eduardo es una obra referencial para este nuevo proyecto.Freddy Rodriguez

Hace dos años se llevó a cabo otro estudio ambiental para analizar la autopista alterna del nuevo aeropuerto en Daular, al lado de la represa Daule Peripa, pero la Autoridad Aeroportuaria lo descartó, “por el costo y, a cambio, eligió la opción más corta”, una que atraviesa el tramo oeste del bosque protector Cerro Blanco, una zona protegida.

Así lo confirmó a EXPRESO el biólogo y máster en ingeniería ambiental Eduardo Molina, quien participó del primer estudio. Para reducir el impacto, la entidad propone dos túneles de tres carriles, de 280 metros de profundidad, en un trazado de tres kilómetros, que luego de pasar por la zona natural desemboquen en la autopista.

Esta segunda opción, socializada ayer en EXPRESO, levantó la voz de ecologistas, ingenieros ambientales, abogados y biólogos, para alertar de los posibles impactos a los que se enfrenta el bosque, si la obra llegase a tener el visto bueno del Ministerio del Ambiente, entidad que otorga el permiso de construcción en áreas declaradas intangibles.

El debate

En una entrevista con EXPRESO el lunes pasado, Nicolás Romero, gerente de la Autoridad Aeroportuaria, hizo énfasis en que si la obra pasa por debajo no se vulnera el área protegida. “El cerro está arriba y la obra, en superficie, inicia y termina fuera del bosque”.

Ese discurso no convence a expertas en derecho ambiental como Inés Manzano. “Al declarar protegida una zona se busca conservar íntegramente sus características biodiversas”.

Recuerda que el cerro ya ha tenido muchas cicatrices, como el paso de la carretera, las canteras y el arribo de las urbanizaciones. “Por eso conservar es importante en una ciudad sin áreas protegidas que tiene a su Cerro Colorado quemado y a su Cerro Paraíso descuidado”.

Cerro Blanco

El bosque protector Cerro Blanco, en el trazado de la autopista al aeropuerto

Leer más

La ley

El Código Orgánico Ambiental dice que todas las obras que se ubiquen en el sistema nacional de áreas protegidas podrían tener un permiso de construcción si el Ministerio del Ambiente lo avala y siempre se respete el plan de manejo ambiental, precisa. Para ella, sin embargo, pensar en un túnel es destruir la diversidad. Guayaquil no solo hace alarde de no conservar la naturaleza, también la afecta”, critica.

Eduardo Molina, el biólogo que participó en el primer estudio, cree en cambio que la construcción de túneles es ambientalmente más viable, pues si la vía va a pasar por el área protegida, el efecto será permanente, por la parcelación y la transformación del uso del suelo, con parches de vegetación a cada lado de la vía, lo que afectaría directamente a las especies que allí habitan.

De hecho, “a mayor profundidad, menor impacto ambiental; pero se encarece la obra, porque la roca más profunda, que es la más dura, implica la utilización de agentes explosivos en el área”, precisa.

Los estudios 

Canteras

La remediación ambiental en vía a la costa tomará giro legal

Leer más

El máster en gestión ambiental (especialización en ecología urbana), Juan de Dios Morales, en cambio, sí muestra preocupación no solo por el proyecto, sino por los estudios que ahora se realizan en la zona y cuya denuncia dio cabida a este tema.

“En espacios de alto endemismo y de importancia ecológica, los sondeos de dinamitas afectan la fauna y mucho más en esta época, cuando la mayoría de las especies anidan y están con crías”, describe. 

También critica que el Municipio siempre ha encaminado cada acción “hacia atentados contra la biodiversidad, por un vergonzoso plan de ordenamiento territorial y uso de suelo”. 

Seguimos pensando en una ciudad basada en carreteras, sin un buen sistema de transporte público integral. Vía a la costa tiene que ser la primera zona de transporte sostenible y eficiente del país.

Juan de Dios Morales, experto ambiental.

La autopista también pasaría a escasas hectáreas del Bosque Protector La Prosperina, a la altura de la Espol. El experto asegura que, entre ambos cerros, sus bosques albergan un total de 30 especies de anfibios y reptiles (el 25 % son endémicas), 250 especies de aves, de las cuales 30 son endémicas; 53 especies de mamíferos (5 amenazados y 2 especies potencialmente extintas).

El Cerro San Eduardo, una elevación de tierra ubicada al noroeste de la ciudad está atravesado por dos túneles de 1.300 metros de largo que conectan el suroeste con el norte. Fueron inaugurados en 2008 y requirieron de una inversión de 50 millones de dólares. El biólogo Eduardo Molina asegura que no se afectó allí el bosque seco porque la construcción contaba con un cierre técnico y un asentamiento informal cercano.