Marlon Ayoví, entre recuerdos y gritos ahogados

  Deportes

Marlon Ayoví, entre recuerdos y gritos ahogados

Marlon Ayoví, legendario con la Tri en dos mundiales, e hinchas a lo largo y ancho del país pusieron el ambiente del partido contra Brasil

Marlon-ayoví-selección-ecuador
Marlon Ayoví, mundialista en Corea 2002 y Alemania 2006, sufriendo en el partido de ayer ante Brasil, justo en el momento que la selección se quedaba con 10 jugadores.amelia andrade

Se tomaba la cabeza con las manos. A ratos se quedaba perplejo, respiraba profundo y decía: “Tranquilo, en la próxima sale”. Cuando se jugaba el minuto 1 del partido Ecuador y Brasil, Marlon Ayoví, jugador que estuvo con la Tri en los mundiales de Corea y Japón 2002 y Alemania 2006, estaba ansioso.

JANNER-COROZO-GONZALO-PLATA

Selección ecuatoriana: Velocidad y desborde, argumentos tricolores

Leer más

El legendario tricolor, como hincha, es igualito a como cuando era jugador: tranquilo, no se alocaba, miraba y miraba el partido, pero sí lamentó la expulsión de Domínguez.

Para ver el juego, Marlon escogió la casa de su amigo Wilmer ‘Lunar’ Mera, en la 40 y Vacas Galindo, en el suburbio de Guayaquil. Y es que el lugar era como un miniestadio.

Mientras los de Gustavo Alfaro corrían, Marlon contaba cómo eran sus tiempos de mundialista. Recuerda la vez que viajó a Japón y Corea en el 2002. Mencionó que estuvo dos días entre aviones y aeropuertos, y nunca vio la noche. “Todo era sol y sol, yo estaba como loco”. Era como si hubiera sido ayer.

El crack reveló dos secretos de su carrera. El primero: las canilleras que tenía las hizo él mismo y en cada partido le tocaba pegarles las fotos de una Virgencita y del Divino Niño. El otro: el número 15 con el que jugaba, se lo dieron y lo recibió con orgullo, debido a que lo usaba José ‘Pepín’ Gavica.

De los mundiales, dijo que tenía el mejor recuerdo. Aclara que las clasificaciones fueron lo mejor que ha vivido. “Pasaron los años y uno se da cuenta de que el fútbol es algo fabuloso, ver cómo festeja todo el Ecuador, como todos se alegran. Le doy gracias a Dios que me ayudó a ser parte de esta fiesta que se llama selección”, comentó Ayoví, quien ahora es el director de Deportes del Municipio de Durán.

Marlon-ayoví-selección-ecuador
Marlon Ayoví, mientras observa el partido de la selección ecuatoriana de fútbol.amelia andrade

En su época activa, Marlon jugaba de volante de contención, pero también de marcapunta. Señaló que los actuales chicos de la selección ecuatoriana de fútbol que tiene Gustavo Alfaro son “sin miedo”, que juegan de manera increíble. “Es un gran grupo de jugadores; los ves que van con hambre de gloria y eso llena. Es por eso que tenemos un 90 % de poder estar en Qatar 2022”, expresó seguro el bimundialista.

CHRISTIAN-NOBOA-ENTRENAMIENTO-SELECCIÓN

Cristian Noboa: “Brasil es un equipo fuerte, pero Ecuador siempre le da guerra”

Leer más

De los que ‘tocan’ en su puesto, le gusta Carlos Gruezo, dice que es como él: juega, habla poco y es de perfil bajo.

Y suelta un viejo recuerdo. “Sabes que a mí en la selección me decían Soledad, porque siempre estaba un poco aislado y callado. Igual veo que es Carlos Gruezo y muy parecida la forma de jugar”, expresa y le pone fe a este Ecuador. “Tranquilos, estamos cerca del Mundial, el empate ante Brasil es buenísimo, es de oro, sabíamos que íbamos a sufrir”, apostilló. “Ante Perú tienen todo para asegurar la clasificación”.

Una montaña rusa de emociones llamada Tricolor

Un ambiente de optimismo se vivió antes y durante el juego de Ecuador ante Brasil. El sitio de encuentro de la mayoría de hinchas que no lograron ir al estadio, en Quito, fue la plaza Foch, en el centro norte de la capital.

Hinchas-selección-ecuatoriana-goles
Un hincha de la Tricolor festeja tras el tanto del empate ante los brasileños.GUSTAVO GUAMAN
ANGEL-MENA-León-LESIÓN

Eliminatorias: La lesión de Ángel Mena obliga a retocar el dibujo inicial de Ecuador

Leer más

Los bares del sector poco a poco fueron recibiendo a los aficionados, que pese a la lluvia que cayó por algunos minutos, salió en busca de un lugar para seguir el juego de la Tri. Algo parecido sucedió en Guayaquil.

Ya en el desarrollo las emociones fueron intensas. La decepción de recibir el primero gol, luego la roja anulada por el VAR y luego el empate ensordecieron e hicieron delirar a más de un aficionado.

Previo al partido también se evidenció el positivismo en la capital. Los hinchas que lograron conseguir una entrada arribaron felices al estadio. Tenían claro que eran los llamados a ser el jugador número 12 de la selección. Tras recibir la noticia de que podrían estar en el escenario, armaron rápido los planes para no perderse el juego de eliminatorias.

A los que les tocó una logística más compleja fue a quienes llegaban a la capital desde otras ciudades del país, pero aún así todos vibraron con el cotejo. Ecuador sigue en pelea.