Twitter se estabiliza en bolsa tras jornada de vértigo por el anuncio de Musk

  Ciencia y Tecnologia

Twitter se estabiliza en bolsa tras jornada de vértigo por el anuncio de Musk

Los títulos de Twitter se dispararon, el 4 de octubre, al cierre de Wall Street un 22,28 %, situándose en 50,02 dólares la acción

Twitter
Vista del logo de Twitter en un monitor de la Bolsa de Nueva York, en una fotografía de archivo.EFE/Justin Lane

La plataforma social Twitter volvió este miércoles a poner los pies en la tierra, con sus acciones estables en la Bolsa de Nueva York a media jornada, después del vértigo que vivió ayer cuando se supo que Elon Musk había decidido retomar su compromiso de hacerse con la compañía del pajarito por 44.000 millones de dólares como había acordado en un principio.

c1938f901ee3368f61b520c863817c2739bc7dffw

Elon Musk otra vez cambia de parecer y comprará Twitter, que acepta el monto

Leer más

El 4 de octubre, los títulos de Twitter se dispararon al cierre de Wall Street un 22,28 %, situándose en 50,02 dólares la acción, todavía cuatro dólares por debajo del precio que Musk acordó pagar en abril pasado a la red social: 54,20 dólares.

La noticia había sido adelantada por Bloomberg y desató la locura de los inversores, que comenzaron a comprar acciones con la esperanza de que al cerrase el acuerdo, Musk les pague el precio prometido.

La Comisión del Mercado de Valores de EE.UU. (SEC) confirmaba poco después las informaciones con la publicación de una carta de Musk, que también fue remitida a Twitter, en la que el multimillonario asegura que tiene "la intención de proceder al cierre de la transacción contemplada en el acuerdo de fusión del 25 de abril de 2022, en los términos y sujeto a las condiciones establecidas en el mismo".

No obstante, en la misma misiva, el director ejecutivo de Tesla también condiciona el cierre del acuerdo al carpetazo del proceso judicial abierto por Twitter, así como a la suspensión de todos los procedimientos en curso relacionados con esta cuestión.

Twitter demandó a Musk después de que el verano pasado este último decidiera dar marcha atrás a la compra de la compañía alegando que había constatado un incumplimiento sustancial de varias disposiciones del acuerdo, entre ellas el número de cuentas falsas contabilizadas por la compañía.

El comienzo del proceso estaba previsto para el próximo 17 de agosto en un tribunal de Delaware y aunque ya ayer Twitter indicó en un escueto comunicado que "la intención de la compañía es cerrar la transacción por 54,20 dólares la acción", todavía se desconocen los detalles concretos de cómo se cerrará este culebrón que ha hecho correr ríos de tinta y provocado subidas y bajadas tanto en las acciones de la red social, como de Tesla.

Fiel a su estilo veleidoso y a su prolífica participación en las redes sociales, Musk escribió horas después un críptico mensaje en el que describía Twitter como un "acelerador" para otro proyecto.

Elon Musk, CEO de Tesla, en una fotografía de archivo.

Aplazado el interrogatorio a Musk en la preparación del juicio contra Twitter

Leer más

"Comprar Twitter es un acelerador para la creación de X, la 'app' para todo", escribió Musk en un tuit en el que confirmaba su intención de comprar y añadía misterio a sus planes de futuro al mando de la compañía.

Aunque no ofreció más detalles sobre ese proyecto, Musk podría estar refiriéndose a un nuevo producto sobre el que se pronunció anteriormente en conversaciones internas con inversores de Twitter, según una presentación obtenida en mayo por The New York Times.

En esa presentación, el empresario mencionaba un producto llamado X -del que no se filtraron detalles- que estimaba que podría implementarse en 2023, comenzando con unos 9 millones de suscriptores el primer año y alcanzando 104 millones en 2028, de acuerdo con sus proyecciones.

Pero esa no es la única "X" en la vida de Musk, ya que aparte de ser el nombre de uno de sus hijos menores, es también el de varias compañías o "holdings" que creó en abril para encauzar la oferta de compra de Twitter, antes de que se retractara de esa oferta y finalmente este martes volviera a confirmarla.

Además, Musk es propietario de "x.com", que era el dominio de internet de un banco digital que cofundó hace dos décadas y pasó a ser la empresa de pagos electrónicos PayPal tras una fusión.

Por otra parte, en agosto, una vez Twitter comenzó su batalla legal para forzar a Musk a comprar la empresa, el multimillonario volvió a aludir a la X en un comentario a un seguidor que le preguntaba si crearía su propia red social en caso de que no se cerrara la transacción.