Martha Rizzo: "La Casa de la Cultura debe ser un conector de paz"

  Buenavida

Martha Rizzo: "La Casa de la Cultura debe ser un conector de paz"

A tres meses de asumir el cargo, la funcionaria relata cómo fue escalando en su vida artística, académica y lo que aportará desde su rol.

700 x 402 (1) (3)
Martha Rizzo es la nueva directora de la Casa de la Cultura Ecuatoriana, Núcleo del Guayas.Extra

Cuando Martha Rizzo habla, sus palabras vienen cargadas de calma y sabiduría. Ella es consultora, investigadora, gestora cultural y una gran referente de la industria del arte en Guayaquil.

Su ojo crítico y pluma han pasado por numerosas investigaciones y hoy es la directora de la Casa de la Cultura Ecuatoriana, Núcleo del Guayas.

Es la segunda mujer en asumir ese rol. Una elección que va en sintonía con los tiempos y contextos que corren en Ecuador y el mundo. Anteriormente, habían sido hombres ocupando ese cargo en los 77 años de historia que tiene la entidad.

Durante una conversación de algo más de una hora en su despacho, contó su lado personal y compartió su conocimiento en pro de generar una sociedad más justa y respetuosa, donde la cultura sea la base, siempre.

Su vida artística

Está en la escena del arte desde los 7 años. Relata que cada tarde iba de la mano de su madre hasta la Casa de la Cultura, para asistir a sus clases de ballet.

En ese camino, el fallecimiento de su padre la marcó a temprana edad. Los recursos económicos disminuyeron en el hogar, pero gracias a su esfuerzo ganó una beca estudiantil.

La dedicación fue tal que a nivel académico destacó como abanderada y, a los 12 años, la seleccionaron para ser solista del cuerpo de baile Guayaquil, dirigido por el recordado coreógrafo Jorge Córdova.

En ese tiempo, junto con sus compañeras, pasó a estudiar al Instituto Nacional de Danza Raymond Mauge Thoniel, que en aquel entonces estaba ubicado en la avenida 9 de Octubre y Quito. Ahí se graduó y a los 18 años empezó su camino como maestra de ballet en dicha institución, con aquel sueldo pudo solventar los gastos de su carrera de Economía.

Sin embargo, su alma artística la llevó a explorar más disciplinas y a la par de sus estudios universitarios y la docencia, dedicaba horas a ensayar en el elenco de Danzas Jazz con Miguel Salem, donde estuvo diez años bailando obras maravillosas como ‘El Mago de Oz’, ‘Anita la huerfanita’, entre otras, que fueron ovacionadas por el público.

Ser artista demanda un trabajo no solo de ocho horas diarias, sino de veinticuatro o hasta cuarenta y ocho horas. Es un sacrificio que lo aprendí a balancear entre ser madre y esposa

Martha Rizzo, directora de la Casa de la Cultura.
Foto de Sistema Granas (8382243)
La nueva directora de la Casa de la Cultura lleva toda su vida dedicada al arte.DIARO EXTRA

La mirada femenina en la cultura

Su nombre pasó a sonar no solo en los escenarios, sino en lo académico. “Pienso que cada mujer puede ser un referente en la vida del otro. Nuestro rol es muy importante en la construcción de la sociedad y de ahí la importancia de que tengamos mejores condiciones y oportunidades en cuanto a educación y trabajo”, refiere.

Es por eso que no se cansa de aprender. Tras sus títulos de economista, y luego de licenciada en Danza, se apuntó a una maestría en Educación Superior, y posteriormente hizo un doctorado en Sociología en Lima, Perú, y otro en Ciencias del Arte, con especialidad en Desarrollo, en La Habana, Cuba.

“Entre más sé, siento que menos sé”, dice con humildad sobre sus especializaciones.

Toda esa preparación le sirvió para un mejor desempeño, desde hace tres meses, como directora de la Casa de la Cultura, Núcleo del Guayas. Un lugar donde volvió después de tanto tiempo y que hoy, a sus 54 años, rememora vivencias de su niñez.

"Sé en primera persona cuál es la deuda histórica que existe con el sector artístico. Creo que la mejor inversión social es en el arte, no solo a nivel urbano sino en la ruralidad. Y me parece que los choques interculturales que estamos viendo hoy en día con las paralizaciones es porque no se ha prestado atención a la cultura”, afirma y agrega “pienso que las Casas de la Cultura deberían ser esos conectores para la paz y esto se logra no de un día a otro, sino con proyectos y programas. Vamos a dejar las bases sentadas”.

Actualmente, junto a su equipo atiende la realidad de cinco mil artistas, por quienes han elaborado un plan de reactivación para que se sientan respaldados y logren salir de esta crisis. “El artista tiene atrás una familia que mantener y por eso el arte debe ser pagado. La responsabilidad de ellos es que sus obras lleven un mensaje social, educativo y crítico”, precisa.

Es así como con su mirada femenina y todo el conocimiento a cuestas va logrando, a paso firme, un giro de 180 grados en esta casa para conseguir “que la cultura sea para todos”, sentencia.

Aunque ya colgó sus zapatillas de ballet, le apasiona consumir arte.

Me encanta el teatro y la ópera. Admiro a los artistas populares, y es más, soy tan sensible que me meto emocionalmente en la obra.

Martha Rizzo, directora de la Casa de la Cultura.

Las letras son también parte de sus días. “Tengo 26 libros que debo leer, dice al referirse a los que están detrás del escritorio de su despacho. En casa he tenido la costumbre de levantarme a las cinco de la mañana para leer antes de ir al trabajo. El conocimiento nos hace libres”, enfatiza.

Ante la pregunta: ¿Si su vida fuese una obra, cuál sería? Responde que no la compara con ninguna de las que ha bailado o leído. “Creo que es la que estoy viviendo ahora. El desarrollo cultural y artístico de la provincia será mi mejor obra”, concluye.

Foto de Sistema Granas (8382533)
Martha Rizzo aportará con su experiencia artística ahora en su nuevo cargo como directora de la Casa de la Cultura.DIARO EXTRA

Personal

  • Guayaquileña, casada y es mamá.

  • Es consultora, investigadora social, gestora cultural, perita y crítica de arte.

  • Tiene un doctorado en Ciencias Sociales con especialidad en Sociología y otro en Ciencias del Arte con especialidad en Desarrollo.

  • Ha sido docente y directora de la Carrera de Arte en la UEES.

  • Es asidua a la escritura y autora de seis libros investigativos sobre sociedad.