¡Mamá quiero más dulces!

  Buenavida

¡Mamá quiero más dulces!

Sí, puede consentir a sus pequeños con esas golosinas, pero solo en cantidades mínimas y esporádicamente. Integre a la dieta, las frutas.

Niño comiendo postre
Niño disfrutando de comer un delicioso postrePixabay

Los niños cuando prueban por primera vez algo dulce quedan tan enganchados con su sabor que desean repetir una y otra vez la experiencia. Pero cuidado, su exceso puede ocasionar problemas de salud y odontológicos. Es fundamental que papá y mamá, principalmente, pueda controlar su consumo y modificar ese inadecuado hábito infantil con solo implementar algunos sencillos cambios que comparte la doctora Narcisa Zambrano y la healthychildren.org 

  • Manos a la obra

1. Predique con el ejemplo. No se trata de prohibirles su consumo para siempre. Enséñeles que sí es posible disfrutar de una torta, bizcocho, helado y otros dulces con moderación y en las porciones adecuadas.

2. Cuidado con el azúcar oculta. En las perchas de las tiendas muchos alimentos se comercializan como 'saludables' pero tienen harta azúcar. Siempre revise las etiquetas de jugos, barras proteicas y de granola, y yogures; algunos productos pueden tener de 4 a 5 cucharaditas de azúcar agregada por porción.

3. La fruta entera es un excelente sustituto de estos productos. Si los más pequeños evitan comerla, derrita un poco de chocolate negro (contiene 70% de cacao y menos azúcar que el chocolate con leche) y deje que sumerjan ahí, por ejemplo, una manzana.

4. La leche y el agua son las bebidas principales para su hijo. Deles jugo naturales de frutas con moderación. A partir de los 6 meses puede darle jugo natural y sin azúcar. Inice con una onza. sin embargo, la tendencia es dar la fruta entera porque contiene más fibra que el jugo, recalca la doctora Zambrano.

También se aconseja darles alimentos dulces, ricos en calorías que puedan absorberse rápido como el guineo, mermelada y panela"

Dra. Narcisa Zambrano, nutrióloga

5. Evite premiarlos con golosinas. En casa, en clases e incluso en las consultas pediátricas, se suele compensar al niño con caramelos u otros dulces, por su buen comportamiento. Por ejemplo, la mamá le dice: "Si comes todas las verduras te daré un chicle, una acción que puede funcionar a corto plazo, pero que se convierten en un problema cuando solo comen o se comportan bien porque esperan su recompensa.

6. Si realizan a diario algún deporte, entrenan o se involucran en otras actividades que les permita quemar calorías, pueden comer cereales dulces, mantequilla de maní, miel de abejas, señala la experta en nutrición.

7. Cambie la cultura de celebrar los cumpleaños, u otras festividades, con demasiados productos atiborrados de azúcar. Reinvéntese, sí es posible divertirse con otros alimentos y con poquita azúcar.

Niña saboreando una manzana
Pruebe a darles frutas al natural en lugar de dulces.Internet
Los niños aprenden con el ejemplo. Si ven que sus padres comen vegetales y frutas, ellos también lo harán.