Descifrando al ego

  Buenavida

Descifrando al ego

El ser humano sufre porque cree ser la historia que se cuenta a sí mismo. La Astrología puede mostrarle la verdad.

El ego
Cada persona tiene un relato central que con el pasar de los años y las experiencias van formulando su yo o ego.Shutterstock

Algo que los seres humanos sufrimos es estar condicionados a las necesidades del cuerpo y la mente, los cuales tienen un tiempo limitado de existencia y en su búsqueda de prolongar lo más posible el tiempo que les queda, usan un concepto falso de amor como salvavidas.

Lo desgrano un poco más. Las emociones que sentimos cuando estamos en una relación: deseo, pasión, enamoramiento, lujuria, apatía, etc., son historias que se dan dentro de la historia de nuestra vida. Cada uno de nosotros tiene un relato central que con el pasar de los años y las experiencias van formulando su yo o ego.

¿Cómo es este yo?

Cuántas veces nos hemos sorprendido en un ejercicio completo de identificación: yo soy eso, yo soy aquello, yo no soy eso y así… Vivimos armando de forma inconsciente una trama que la sentimos como "la verdad". Pero en realidad, es tan endeble y modificable cómo cualquier guion.

Este yo/historia personal existe por algo, tiene una razón y no tiene calificación: no está bien ni mal. Solo es. Cuando llegamos a la astrología y armamos nuestra Carta Natal tenemos el resumen del guion. Entendemos por primera vez por qué estamos aquí, hacia dónde vamos, qué debemos trabajar en nosotros mismos y por qué. La historia que nos contamos y que creemos ser es fundamental para nuestra estancia en la Tierra.

La buena noticia

Pero hoy tenemos una buena noticia: lo que somos en realidad no es la historia que nos contamos.

Cuando nos observamos y posamos nuestra atención, por ejemplo, en lo que une verdaderamente a una persona con otra, notamos que a aquello es difícil de encontrarle definición. ¿Por qué? porque no está sujeto a cosas pasajeras. Porque no depende de historias ni sus desenlaces. Estamos frente a un vínculo singular.

¿Qué es ese vínculo?

Es el conocimiento interno, profundo, insondable que, pase lo que pase, esa persona está ahí para mí, no por lo que creo ser, sino por lo que está oculto por ese ego: por lo que SOY (así con mayúsculas para diferenciarlo). Esto indica que la historia que nos contamos puede acabar, pero el vínculo no se toca ya que no proviene del ego, sino de nuestra esencia. Eso es amor. Amar es reconocerse y así ver que YO soy TODOS. No puede existir un vínculo real sin autoconocimiento.

La autoindagación

El primer paso hacia ese amor real es la autoindagación y ello es posible sabiendo cuál es nuestra misión y trabajo en esta encarnación. La Astrología es una herramienta santa que por siglos le ha mostrado a cada individuo su camino o ruta trazada, entregando al mismo tiempo la libertad para recorrerla de acuerdo a su nivel de conciencia. La máxima es sencilla: para liberarnos de la historia que nos contamos tenemos simplemente que saberla.

Nuestro ego seguirá ahí, tiene una misión que cumplir, pero el autoconocimiento hace que dejemos poco a poco de estar prendidos de él. No dejará de existir, pero tampoco seguirá definiéndolo. Este darse cuenta de cómo funciona o surge, es el primer paso hacia la eternidad.

Le invito a indagar.

*Ronny es astrólogo védico. Instagram y Facebook: @ronnylargo