La tragedia del aluvión veja a Orlando en la salud pública

  Actualidad

La tragedia del aluvión veja a Orlando en la salud pública

Requiere una operación en su rodilla izquierda.  En el Hospital Pablo Arturo Suárez no tienen los insumos médicos para su intervención quirúrgica.

PHOTO-2022-09-12-17-42-02
Situación. Así luce la rodilla y corre el riesgo de perder la movilidad en su pierna e incluso ser amputada.René Fraga

Hace unos días EXPRESO reveló el caso de Angélica, una paciente del Hospital Pablo Arturo Suárez (HPAS) que desde hace varios meses está a la espera de una cirugía quirúrgica para su columna. En la misma situación está un sobreviviente del aluvión de La Comuna y La Gasca, que se registró el 31 de enero último en el centro-norte de Quito.

GUILLERMO LASSO CONSULTA POPUALR

Un plebiscito “tibio” perfila las posturas de los partidos

Leer más

Juan Orlando Cepa también ha recibido la mala noticia de que por falta de insumos médicos no pueden realizarle una cirugía en su rodilla izquierda en este hospital. “El 6 de septiembre tuve cita con el traumatólogo, pero me dice que no hay los insumos, unas anclas y unos tornillos que necesito. Me dijo: ‘Si usted particularmente quiere operarse necesitaría unos 2.000 dólares. Si usted consigue eso, nosotros podemos operarle. Por el momento no tenemos lo que usted requiere’”, comenta Orlando a este Diario.

Él no tiene el dinero para costear su operación en un hospital privado, ni para comprar los insumos que requieren en el HPAS para intervenirlo. Su caso es muy particular, por ser uno de los afectados del aluvión hace ocho meses, a quienes, según las autoridades en su momento, se les dio a conocer que recibirían toda la atención y ayuda necesaria, por tratarse de una emergencia que afectó a un gran número de personas. Aquello no ha ocurrido y Orlando siente el abandono de las autoridades de turno en su caso, al igual que sus otros compañeros afectados.

Tras el desastre que lo arrastró varios metros y quedó registrado en un video que se viralizó, fue llevado al Hospital Enrique Garcés, al sur de la ciudad. Allí atendieron su herida en la rodilla, pero cometieron una negligencia médica que derivó en que su rodilla se comenzara a podrir. Logró conseguir atención en el Hospital del IESS Quito Sur, donde le realizaron dos intervenciones quirúrgicas, pese a no ser afiliado.

Luego de aquello, apoyado en organizaciones médicas, logró realizarse terapias y una resonancia magnética que determinó que necesitaría una cirugía adicional para evitar perder su pierna. “Acudí al Hospital Pablo Arturo Suárez por ayuda, pero por falta de insumos no me operan y esto me perjudica día a día. No puedo trabajar ni tener una vida un poco normal. Me hacen ir de cita en cita, cuando ya saben que necesito una operación. Eso ya cansa, molesta”, dice. Lleva tres meses esperando la cirugía.

Dr. Francisco Pérez_Hospital del IESS

Las nuevas autoridades del Teodoro Maldonado describen un hospital en estado crítico

Leer más

Orlando es maestro soldador y tiene dos hijas que mantener, pero desde la tragedia lleva ocho meses sin trabajar. Los medicamentos que usa para tratar su padecimiento en la rodilla los compra cada 20 días, con el dinero que logra recaudar. Entre cremas, pastillas y jarabes gasta más de 70 dólares. “Mi rodilla está llena de injertos, porque la piel se pudrió. Uso varias y aparte medicina para el trauma, porque aun cuando duermo o llueve siento que la historia de aquel día se repite. En ese aspecto tampoco recibí el seguimiento psicológico que ofrecieron”, relata.

Desde el HPAS todavía no se atiende el requerimiento que este Diario realizó días atrás para conocer por qué no se han adquirido los insumos que necesitan los pacientes para sus cirugías en el área de traumatología.