Repetir cromos, un vicio en el álbum de Carondelet

  Actualidad

Repetir cromos, un vicio en el álbum de Carondelet

No es un problema cuando hay capacidad, dicen los expertos. La insistencia en ciertos nombres es un acto de confianza y de ausencia de funcionarios.

JUAN ZAPATA MIN INTERI (9115029)
Zapata fue posesionado como nuevo ministro del Interior el 26 de septiembre de 2022 en el Salón Amarillo del Palacio de Carondelet.HENRY LAPO

Si Carondelet fuera un álbum y sus funcionarios las figuras que lo integran, este tendría espacios vacíos y cromos repetidos. Reciclar funcionarios es una práctica común en los Gobiernos, ya sea por la ausencia de cuadros políticos en sus administraciones, o por la confianza que depositan los mandatarios en ciertos nombres. Muestra de ello, el más reciente cambio en el Ministerio del Interior, que dejó de ser precedido por Patricio Carrillo ante la falta de resultados en el caso de María Belén Bernal (asesinada en la Escuela Superior de la Policía Nacional), para que Juan Zapata, director del Servicio Integrado de Seguridad ECU-911, asuma el cargo y sus funciones.

c563fce58b061e43d142b9312d09f62aa14ce526w

Bolsonaro dice confiar en que será reelegido el domingo con 60 % de los votos

Leer más

Cambios como estos, ejecutados para atender situaciones apremiantes, dejaron tareas pendientes. Como la asignación oficial de la o el funcionario que le tomaría la posta a Zapata en la dirección del Servicio Integrado de Seguridad, que hasta este 30 de septiembre tenía la silla directiva encargada.

Situaciones como estas se desprenden, según el analista político Gonzalo Albán, de la “escasez de cuadros o perfiles políticos” en la administración del presidente Guillermo Lasso, porque incluso “ciertos cargos que logran moverse para atender otros por necesidad, no suelen reponerse de manera inmediata”. Más bien, se toma su tiempo en poder definir y nombrar al nuevo titular.

Como en la Gobernación del Guayas, por ejemplo, tras el brinco que dio el pasado 5 de julio el economista Pablo Arosemena desde esa entidad al Ministerio de Economía, en remplazo de Simón Cueva. Lorenzo Calvas, ex jefe político de Guayaquil, fue asignado por el presidente Guillermo Lasso como gobernador encargado. Sin embargo, tuvo que transcurrir casi un mes de su asignación temporal para ser oficializado.

MANIFESTACIÓN FEMINISTA

Mujeres se convocaron para protestar por los femicidios en el país

Leer más

La estrategia de reciclar las fichas también ha sido la carta estrella de administraciones anteriores. Muestra de ello, los cinco nombramientos de Ricardo Patiño durante los mandatos de Rafael Correa, quien pasó de ser ministro de Economía y Finanzas en 2007, a convertirse luego de siete meses en el flamante ministro del Litoral.

El recorrido continuó. Meses más tarde, Patiño fue asignado como ministro coordinador de la Política, ministro de Relaciones Exteriores y ministro de Defensa, hasta que culminó el periodo correísta.

Este ejercicio de reusar los perfiles en distintas carteras de Estado no debe ser visto necesariamente como un problema, opina el analista político Oswaldo Moreno, quien observa que esta ha sido la opción de, al menos, cuatro administraciones anteriores. “El problema no es la rotación de cuadros, sino la operatividad o la eficiencia que puedan tener estos, porque lo hacían Lucio Gutiérrez, Rafael Correa, Moreno y ahora Lasso”.

Refinería en China

Informe de Comisión de Fiscalización del caso Petrochina fue entregado a EE. UU.

Leer más

Explica que se convierte en un problema cuando la persona elegida no es eficiente en el cargo que desempeña. Es por eso que considera que el liderazgo de la persona que encabeza el Gobierno es fundamental para determinar quién cumple o no con lo necesario para la asignación. Es más, sostiene que actualmente “tenemos una ausencia de liderazgo de parte del presidente, y una incapacidad absoluta de gestión por parte de funcionarios en algunas áreas, como la seguridad, por ejemplo”.

Con capacidad o no para asumir la asignación, durante el mandato de Lenín Moreno los funcionarios también fueron reasignados en otras áreas del Estado. Incluso, hubo varios reciclados de otras administraciones. Como Jorge Wated, por ejemplo, quien fue delegado de la Empresa Coordinadora de Empresas Públicas en la administración correísta, y después fue delegado expresamente por Lenín Moreno en noviembre de 2018 como director de BanEcuador.

inv_arturo_1-1024x574

Celec no recibirá la hidroeléctrica Coca Codo Sinclair por las fisuras

Leer más

El periplo de Wated por las instituciones del Estado se extendió hasta el Seguro Social, tras ser nombrado por Moreno, vía decreto, como representante principal de la Función Ejecutiva del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), en mayo de 2020. Diez meses más tarde, dejó este cargo para convertirse en el secretario general del gabinete presidencial.

Para Dayana León, analista y consultora política, la rotación de funcionarios en un mismo Gobierno responde a un tema de confianza. No obstante, esta acción “nunca es efectiva”, pues explica que cada cuadro debe ser asignado por sus conocimientos y trayectoria.

Puntualmente, acerca del reciclaje de funcionarios en la administración de Guillermo Lasso, León sostiene que el Gobierno debe “hacer una autocrítica de la estrategia que fue inicialmente concebida. A partir de eso, readecuarla con los mejores perfiles”. De lo contrario, diagnostica que su credibilidad continuará en declive, como señalan las estadísticas.

Para Gonzalo Albán, no hay justificación para que exista reciclaje o ausencia de perfiles en la administración de Lasso, “porque estuvieron más de 13 años trabajando por acceder al cargo de la Presidencia. No es un proyecto o algo nuevo”.

Una evaluación previa a la asignación

Para los expertos, es fundamental reestructurar los criterios de selección con los que se evalúa si la o el funcionario cumple con la experiencia y conocimiento necesarios para desempeñar determinada función dentro del Estado.

Así lo recomienda el analista y consultor político Gonzalo Albán, quien agrega que en los cargos que son de mayor exposición política se debe “tener una consideración adicional, como evaluar la reputación del futuro funcionario antes de asumir el cargo”, con el fin de realizar cambios que se alineen a la planificación o estrategia gubernamental.

Comisión- Asamblea- Gabela

Presión y urgencia, motor de comisiones ocasionales

Leer más

“Hay que conocer qué imagen transmiten los futuros funcionarios, dado que este resulta un criterio que, aparentemente, no está establecido dentro del manual de procedimientos de contratación de personal, sino más bien como algo intrínseco que todavía no se formaliza, pero que causaría algo de incidencia política o de opinión ciudadana”.

La recomendación de Albán hace referencia al cambio repentino de fichas que se tuvo que hacer en el Ministerio de Educación. Esto tras la renuncia irrevocable que presentó la viceministra Alexandra Cárdenas, luego de ser centro de críticas en redes sociales por varios mensajes que publicó en su cuenta de Twitter (años antes de su designación), en los que insultaba a otros usuarios y calificaba de mala la educación estatal.

“Si este es un criterio que va a influir en una decisión el día de mañana, hay que ser productivo y anticiparse, para determinar si esta persona o este perfil se enmarca en lo que se requiere en el equipo de trabajo. Es decir, profundizar en la determinación de criterios de selección para que estos no solo sean técnicos, sino también políticos”, recomienda Albán.