La rebaja de curules tiene sin cuidado a la Asamblea

  Actualidad

La rebaja de curules tiene sin cuidado a la Asamblea

Para las bancadas, la reducción del número de asambleístas es una propuesta “demagoga”. Indican que, de ser aprobada, recién estaría vigente para 2025

Escenario. El PSC se proclama opositor frontal pero no mociona por la revocatoria de Lasso.
El Partido Social Cristiano se pronunció sobre la consulta popular, pero no definió una postura. Indicó que esperarán  a lo que decida la Corre Constitucional para, "en su momento", orientar las respuestas que creen convenientes.ARCHIVO

Despreocupados, pero convencidos de que “no servirá para nada”, los legisladores de la Asamblea Nacional evalúan la propuesta del Gobierno de reducir el número de asambleístas. Modificación que, según las bancadas, solo es un cambio estético.

Asimismo, sobre la interpretación de que esta pregunta sea una represalia por los roces que el Ejecutivo y el Legislativo han tenido durante el gobierno de Lasso, indican que “no cabe” porque, de ser aprobada, recién estaría vigente para 2025.

ProcesoLas ocho preguntas propuestas por el Ejecutivo deberán pasar por el control de la Corte Constitucional. El Gobierno indicó que puede haber dos más.
Consulta- Gobierno- Constitución

Un blindaje que se resiste a las modificaciones

Leer más

“La consulta popular no va a cambiar la deficiencia de la Asamblea Nacional”, dice a EXPRESO la legisladora de Unión por la Esperanza, Paola Cabezas, y señala que el problema de raíz “que se debería tratar” es si las organizaciones políticas están o no formando los cuadros idóneos para legislar.

Además, señala que “no cabe la idea de venganza contra la Asamblea porque, de ser aprobada la pregunta, la reducción sería para el Legislativo de 2025 y no el de ahora”. También destaca que la precariedad del debate en el Parlamento se debe por la falta de conocimiento.

partidos políticos

La consulta popular es un paliativo a la crisis de partidos políticos

Leer más

Por su parte, el jefe de bancada de Izquierda Democrática, Marlon Cadena, indica que la reducción de curules “es una pregunta que conecta con lo que quiere la gente (...), pero que no se puede hablar de cantidades, sino de calidad”. También indicó que el ahorro fiscal no es la motivación de la propuesta del Gobierno.

“Si la intención es una venganza, habría un error porque, en realidad, un presidente, un estadista, no reduciría la capacidad de cogobernar de la Asamblea Nacional”, continúa Cadena y señala que lo único que se conseguiría es “reducir a niveles escasos la representación de las provincias y de los migrantes ecuatorianos”.

La pregunta es vaga, vacía y demagógica. Quita la representatividad de las provincias. No veo (que sea una retaliación contra la Asamblea) porque no regiría para este período.

Mireya Pazmiño, asambleísta de Pachakutik

Postura que comparte la legisladora de Pachakutik, Mireya Pazmiño, e indica que la pregunta es “vaga, vacía y demagógica”. Asimismo, hace hincapié en que la reducción de asambleístas -y el resto de preguntas- es una propuesta mediática y que solo busca “distraer la falta de institucionalidad y criterio”.

Pazmiño, al igual que Cabezas y Cadena, considera que la lectura de que esta pregunta tenga un trasfondo de retaliación no tiene fundamento, ya que “(la modificación de la composición de la Asamblea) no sería para este período, sino para el próximo”. Además, al igual que los otros dos legisladores, considera que, sin importar el número de asambleístas que se elijan, el desprestigio “es algo que ya está” con el Ejecutivo y el Legislativo.