Las protestas indígenas distraen de sus tareas de vigilancia a los policías

  Actualidad

Las protestas indígenas distraen de sus tareas de vigilancia a los policías

Decenas de uniformados han viajado de Guayaquil a Quito, según un oficial. Sus colegas tienen que redoblar esfuerzos para cubrir vacíos

Foto de Sistema Granas (8388113)
Protestas. Decenas de policías ayudan a controlar el acceso a la Terminal de Transferencia de Víveres.Miguel Canales

En los diez días de paro se han registrado episodios de enfrentamientos entre policías y manifestantes.

PARO NACIONAL AMBIENTE (8388463)

El Gobierno revisa la respuesta formal de la Conaie sobre la mesa diálogo

Leer más

Las escaramuzas y conatos de incidentes se observan en videos que se han viralizado en redes sociales. En algunos casos, los uniformados siguen en moto a personas que llevan carteles, escudos artesanales, lanzas u otro tipo de pertrecho; les bloquean el paso, con el riesgo de atropellarlas, y las aprehenden. En otras situaciones, los policías son el blanco de la turba, corren sin éxito, los golpean y, en ciertos casos, los retienen.

Esa suerte de persecución de nunca acabar, las barreras que forman los uniformados para cuidar los bienes públicos y privados, además del control en vías para evitar los cierres, merman la capacidad operativa de la Policía Nacional para atender su tarea natural: el combate a la delincuencia común y al crimen organizado.

En estos días de paro, por ejemplo, Guayaquil registra un aumento en alertas de robo, en comparación con la semana anterior a las protestas, según los registros públicos.

En distritos policiales de Guayaquil se ha reducido el personal, ya que decenas de gendarmes han viajado a Quito para reforzar los operativos de contención de las marchas convocadas por la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie).

gas

Plantas de gas en Quito son amenazadas por manifestantes

Leer más

“Ciento ochenta (policías) retornaron a Quito por el tema de las movilizaciones. Estamos redoblando el trabajo, redistribuyendo y posicionando puntos estratégicos”, explica el teniente coronel José Luis Erazo, jefe del Distrito Sur de la Policía, en Guayaquil. El oficial agrega que se realizan patrullajes más direccionados a mercados y locales comerciales, aunque asegura que también cubren las zonas barriales conflictivas.

Los desplazamientos policiales han influido, además, en el sistema de justicia, evidencia el fiscal Reinaldo Cevallos, quien trabaja en Samborondón. “Hace unos días en una audiencia de juzgamiento, la policía no estaba en Samborondón y no podía estar en la audiencia. Y si los agentes no pueden ir, el parte, la prueba, no tiene validez. El papel no reemplaza la validez del testimonio de la persona”, argumenta.