La UE espera sequías extremas "casi cada año" si no se toman medidas

  Mundo

La UE espera sequías extremas "casi cada año" si no se toman medidas

Las sequías constantes en Europa, están causando un gran impacto en los sectores de agricultura y trasporte fluvial

Sequía
En la imagen de archivo, sequía en Saint-Martin-du-Var, sur de Francia.EFE/EPA/SEBASTIEN NOGIER

La sequía extrema que ha sufrido la Unión Europea en el verano de 2022 afectó al 64 % del territorio e impactó en la agricultura, la generación eléctrica y el transporte fluvial y, si no se toman medidas para mitigar el cambio climático, los científicos esperan situaciones similares "casi cada año" para 2043.

La laguna permanente más grande del Parque Nacional de Doñana (suroeste de España), ha terminado por secarse completamente por la falta de lluvia, el calor y la sobreexplotación del acuífero.

Sequía y sobreexplotación acaban con la laguna más grande de Doñana en España

Leer más

"Si no se aplican acciones de mitigación" habrá sequías extremas "casi cada año para 2043", señaló el experto del Centro de Investigación Conjunta de la UE (JRC, por sus siglas en inglés) Andrea Toreti en una comparecencia ante la comisión de Medioambiente del Parlamento Europeo.

Toreti explicó que "la sequía en algunas partes de Europa empezó en diciembre de 2021" mientras que "amplias zonas en la península ibérica estaban ya afectadas con una falta severa de precipitaciones en enero de 2022".

"Esta falta de precipitaciones continuó en muchas partes de Europa también en primavera, especialmente en el norte de Italia" y agregó que "las olas de calor empezaron incluso en mayo" y siguieron notándose durante el verano en más de la mitad del territorio comunitario.

La falta de lluvia se notó en "sectores económicos clave" como la agricultura (afectando especialmente en los cultivos de maíz, soja, girasol y arroz), el transporte fluvial, reflejado en el bajo caudal del río Rin que nace en Suiza y desemboca en el mar del Norte, y dañó también ecosistemas en deltas fluviales, donde se registraron "intrusiones de agua marina" de hasta 40 kilómetros.

No es la primera fuerte sequía del siglo, que ya notó un fenómeno extremo en 2002 y también en 2018, aunque ese año "al menos el sur de Europa tuvo condiciones muy favorables", lo que ayudó a generar un cierto equilibrio agrícola.

"Todo el planeta está en riesgo de sequía" si no se frena el cambio climático y las temperaturas avanzan entre 1,5 y 4 grados centígrados a final de siglo respecto a los valores preindustriales.

La mitigación es necesaria, pero "no es suficiente: tenemos que adaptarnos. Es difícil porque requiere medidas a diferentes niveles. Por supuesto, es a nivel europeo, porque (...) la sequía no sabe nada de fronteras, pero también a nivel local y regional", dijo.

En el plano agrícola se refirió a "servicios climáticos a medida" que ya se están desarrollando y probando en Italia, España o Portugal, como generar alertas tempranas que permitan al sector "prepararse mejor" y "limitar el impacto", por ejemplo, adaptando las variedades al inicio de la temporada de siembra.

Rio seco

La mega sequía por el cambio climático y la deforestación se agudizarán en América Latina

Leer más

En la misma sesión, el director de la Agencia Medioambiental Europea, Hans Bruyninckx, también señaló que "desde el punto de vista científico, este último verano no fue ni inesperado ni, probablemente, inusual", ya que el calor extremo y la falta de lluvia serán fenómenos cada vez más recurrentes.

"Ha sido menos extremo que algunos de los veranos que veremos", dijo el máximo responsable de esa agencia, que señaló que las temperaturas han aumentado ya 1,2 grados respecto a los valores preindustriales y el mundo se dirige hacia "1,5 grados y más".

Bruyninckx señaló que en 2024 se presentará una "Evaluación Europea de Riesgo Climático" en la que ya trabajan los científicos comunitarios y, aunque evitó proponer políticas concretas a los legisladores, sí sugirió que es necesario que se trate "la adaptación climática como una inversión esencial y necesaria".

Ese impulso político, agregó, tendrá que combinarse con medidas de "mitigación y soluciones basadas en la naturaleza" como la restauración de los suelos, la combinación de cultivos y bosques, una mejor gestión del agua, la restauración de hábitats y de la biodiversidad, pero llamó a "no ser ingenuos" porque esas soluciones "tienen límites" y además "la naturaleza ya sufre los efectos del cambio climático".

"No hay que esperar una década (…), el problema ya está aquí", resumió.