La junta birmana condena a muerte a 11 disidentes, 7 de ellos estudiantes

  Mundo

La junta birmana condena a muerte a 11 disidentes, 7 de ellos estudiantes

Están acusados de haber matado al gerente de un banco birmano el  18 de abril de 2022.

junta
Imagen de archivo de una protesta contra el golpe militar en Birmania. /STRINGEREFE

Un tribunal militar de Birmania (Myanmar) ha condenado a muerte a once disidentes contrarios a la junta militar, incluidos siete estudiantes universitarios, informaron este jueves 1 de diciembre de 2022 los medios locales y fuentes estudiantiles.

Las sentencias, impuestas el 30 de noviembre en la prisión de Insein de Rangún, se producen después de que el pasado julio las autoridades militares ejecutaran a cuatro activistas, la primera aplicación de la pena capital en el país desde 1988.

brimania

El régimen militar birmano prohibió a Aung San Suu Kyi usar abogados en el juicio que llevan en su contra

Leer más

Siete estudiantes de la Universidad de Dagon en Rangún, detenidos el pasado 21 de abril, fueron condenados a muerte bajo la acusación de asesinato, según informó el Sindicato de Estudiantes de la universidad en sus redes sociales.

Están acusados de haber matado al gerente de un banco birmano el pasado 18 de abril.

Según el medio birmano Khit Khit, otros cuatro jóvenes fueron sentenciados también el miércoles a la pena capital acusados de estar envueltos en el asesinato de un funcionario.

La Unión Europea, la ONU y Estados Unidos, entre otros, condenaron duramente a la junta birmana por las ejecuciones en julio del antiguo parlamentario de la Liga Nacional para la Democracia Phyo Zeyar Thaw, el escritor y veterano activista Ko Jimmy, además de otros dos activistas Hla Myo Aung y Aung Thura Zaw.

Desde que los militares tomaron el poder con un golpe de Estado en 2021, un total de 128 personas han sido condenadas a muerte, según datos de la oenegé birmana Asociación de Asistencia a los Prisioneros Políticos (AAPP, según sus siglas en inglés).

El Ejército justifica el golpe por un presunto fraude masivo durante las elecciones de noviembre de 2020, cuyo resultado ha sido anulado y en las que el partido de la líder depuesta Aung San Suu Kyi arrasó, como ya hizo en 2015, con el aval de observadores internacionales.