Los choques entre Armenia y Azerbaiyán llegan en el peor momento para Rusia

  Mundo

Los choques entre Armenia y Azerbaiyán llegan en el peor momento para Rusia

La reanudación de los ataques dejan hasta ahora 99 soldados fallecidos de ambos lados.

Azerbaiyan
Soldados armenios montan guardia en una posición de frente cerca de Martuni, una ciudad oriental de la autoproclamada República de Nagorno-Karabaj, en enero de 2021. EFE//CHRISTOPHE PETIT TESSON 

La reanudación de ataques en la frontera entre Armenia y Azerbaiyán hacían este martes 13 de septiembre de 2022  temer el estallido de una segunda guerra en el espacio de la antigua Unión Soviética, unas hostilidades que llegan en el peor momento para Rusia, que intenta mediar, pero que ahora está inmersa en la campaña bélica en Ucrania.

El choque armado entre los dos países estalló poco después de la medianoche del lunes al martes en diferentes puntos de la frontera común con el uso de armas de diferente calibre, incluido morteros, y drones.

soldado

Ucrania ya se prepara para una guerra que se prolongará más allá de 2022

Leer más

El Ministerio de Defensa de Azerbaiyán informó este martes de 50 bajas mortales en las filas del Ejército a consecuencia de los enfrentamientos desatados en la frontera con Armenia.

Así el número de bajas de ambas partes asciende a 99 en menos de 24 horas, ya que Ereván (capital de Armenia) informó previamente de la muerte de al menos 49 militares armenios en los choques armados.

El conflicto entre Azerbaiyán y Armenia, que en las últimas horas ha vivido una importante escalada, comenzó en 1988, todavía en tiempos de la Unión Soviética, cuando el enclave de Nagorno Karabaj, en territorio azerbaiyano, y poblado en su mayoría por armenios, se levantó para pedir su incorporación a Armenia.

Las tensiones desembocaron en una cruenta guerra que, entre 1992 y 1994 , provocó la muerte de más de 30.000 personas y se saldó con la victoria armenia, que supuso para Azerbaiyán la pérdida de más del 10 % de su territorio.

Desde entonces ha existido un frágil equilibrio de alto el fuego, roto de forma grave en 2016 y, sobre todo, en el otoño de 2020, cuando un nuevo enfrentamiento entre finales de septiembre y noviembre dejó miles de muertos.

Un acuerdo de paz patrocinado por el presidente ruso, Vladímir Putin, puso fin a la contienda, tras la que Azerbaiyán, que contó con el apoyo de Turquía, recuperó gran parte del territorio de Nagorno Karabaj, cuyas autoridades habían proclamado la independencia en tres ocasiones desde 1991, aunque ésta nunca fue reconocida por la comunidad internacional, incluida Armenia.

Sin embargo, el conflicto  de ahora es el más grave no sólo desde el fin de la guerra de 44 días de otoño de 2020 por el control del enclave separatista, en la que Azerbaiyán derrotó a Armenia, sino también en la frontera común.

Los dos países nunca han delimitado la frontera al enzarzarse en el conflicto karabají antes de la desintegración de la URSS.