Más del 50 % de la población de América sigue sin vacunarse

  Mundo

Más del 50 % de la población de América sigue sin vacunarse

Según la Organización Panamericana de la Salud, hay países pobres donde las personas no han recibido ni una sola dosis. 

vacunas
Una enfermera prepara una vacuna contra la COVID-19 /Piroschka van de Wouw. / EFEefe

Más de la mitad de la población de los países con menores ingresos en el continente americano sigue sin haberse vacunado, según los datos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), que cifra en un 54 % el porcentaje de personas de estos países que no tiene aún ni una sola dosis.

La directora de la OPS, Carissa Etienne, celebró este 2 de febrero que un 63 % de la población de América ya está plenamente vacunada, una de las tasas más altas del mundo, pero advirtió que la inoculación sigue siendo muy desigual según los países y también según los recursos económicos.

En este sentido, apuntó que una de cada cuatro personas no ha recibido aún ni una sola dosis de protección, y mientras hay 14 países con un 70 % de la población inmunizada, otros tantos de la región no han logrado proteger aún al 40 % de sus habitantes.

Sputnik V

Argentina autoriza la comercialización de la vacuna Sputnik V contra la covid-19

Leer más

Añadió que si se miran los datos de los países más pobres, el porcentaje de personas sin una sola dosis se eleva al 54 %.

Además, advirtió que hay “puntos ciegos graves” por la falta de información que aportan algunos países e instó a todos a ofrecer todos los registros posibles, porque sin las cifras reales no se pueden ver las proporciones de grupos de riesgo, cruciales para diseñar las campañas de vacunación específicas y poder salvar vidas.

Según los datos facilitados, las infecciones en América siguen en aumento como también lo están las hospitalizaciones, aunque según Etienne este crecimiento se está desacelerando en las zonas en las que se extendió antes de la variante ómicron.

Según explicó, la semana pasada hubo más de 7 millones de nuevos casos de COVID-19 y más de 34.000 muertes. La mayoría de los nuevos casos se registró en América del Norte, con más de 4 millones de infecciones nuevas. Sigue habiendo además repuntes en otras zonas y Chile y Brasil registraron récords de contagios.

Además, las muertes aumentaron por cuarta semana consecutiva en todas las subregiones, un 33 %. En el Caribe, incluso, se han duplicado en Cuba, en Bahamas y en Antigua y Barbuda. Estos datos, recalcó, apuntan a la necesidad de seguir manteniendo todas las medidas de lucha contra la pandemia y seguir extendiendo la vacunación, aún, reiteró, muy desigual.

En cualquier caso celebró el aumento en la vacunación gracias, dijo, a los esfuerzos “muy reñidos” que están haciendo todos los países y al apoyo generoso de donantes entre los que citó Estados Unidos, Canadá y España. Además, señaló que se espera que las donaciones de esos países y de otros como Francia y Alemania aumenten este año hasta los 26 millones de dosis.

El fondo rotatorio de la OPS, que hasta ahora ha entregado 100 millones de dosis, espera obtener otros 200 millones gracias a los acuerdos con los fabricantes de vacunas.

El número de contagios de COVID-19 acumulados en Japón desde el inicio de la pandemia superó ayer los 3 millones, mientras las infecciones continúan al alza y Tokio y otras regiones estudian endurecer sus medidas para frenar al virus.

La capital nipona registró ayer más de 20.000 contagios diarios, al igual que en la víspera, lo que suponen los mayores niveles hasta la fecha.

En el conjunto del país, la cifra ha superado los 90.000 casos en estos dos últimos días, también un volumen récord, según los datos adelantados por la cadena estatal nipona NHK.

Japón no ha aplicado el confinamiento obligatorio de la población en ningún momento de la pandemia, aunque a raíz de la aparición de la variante ómicron decidió endurecer sus restricciones fronterizas, lo que en la práctica impide la entrada en el país de todas las personas que no sean ciudadanos nipones o residentes extranjeros.

Chile sumó ayer un nuevo récord histórico de 35.197 infectados de la COVID-19 y una tasa de positividad por encima del 23 % por primera vez en meses debido al avance de la variante ómicron, que en el último mes empeoró de forma drástica la situación sanitaria.