Luis Barrios: “Ahí en la cárcel hay un banco de armas, y ahí no nos dejaron pasar”

  Actualidad

Luis Barrios: “Ahí en la cárcel hay un banco de armas, y ahí no nos dejaron pasar”

Tras 6 meses de trabajo, el padre Luis Barrios, señala irregularidades encontradas y obstáculos que pasó la Comisión de Pacificación en la labor 

Entrevista Luis Barrio (8355013)
Barrios es reverendo en la iglesia Holyrood Episcopal Church – Iglesia Santa Cruz y catedrático en John Jay College of Corllege of Criminal Justice en Nueva YorkGRANASA

  • Contexto

Este jueves 16 de junio termina el trabajo de los seis meses de la comisión de pacificación creada por decreto y la noche del martes entregó su informe final al presidente de la República, Guillermo Lasso. Barrios espera que se adopten las propuestas, que cuentan con un interés de financiamiento de la Unión Europea, pero no titubea al señalar irregularidades.

- ¿Se cumplió o no con los objetivos de la comisión de pacificación en las cárceles?

- Teníamos seis objetivos y en todos se logró algo. En el primer mes tuvimos que ganarnos la confianza, porque son las personas privadas de libertad quienes tienen las llaves de los pabellones y más.

Creación de la comisión de pacificación

La mesa de paz llega a su fin y “la voluntad” sigue en los reos

Leer más

- ¿Pudieron acceder a todos los lugares de la cárcel?

- No nos dejaron pasar donde está su arsenal de todo tipo. Ahí en la cárcel tienen un banco de armas. Y tú te preguntas cómo diablos entra eso. Porque a los familiares les rebuscan de forma inhumana y eso no es un secreto. La corrupción es increíble y necesitamos que el SNAI tome responsabilidad, los militares, la Policía también. No son todos, pero ellos tienen la capacidad de cortar esto de raíz. Las entregas de armas que se han dado son un pantallazo.

- ¿Qué responden los privados de libertad sobre que el Gobierno tome el control de las cárceles?

- Uno de los grandes líderes de la mafia que están en las cárceles nos dijo: “Yo gasté un millón de dólares trayendo armas para la masacre”. ¡Un millón! Se compraron en Colombia y las pasaron por la frontera. “Y tengo en la nómina a guías penitenciarios”. ¿Cómo carajos me van a decir que van a acabar con toda esta problemática? Estos grupos controlan todo, están moviendo más de medio millón semanal. Controlan el agua, la visita, la cocina, la panaderías. Entonces, ¿por qué el Gobierno permite eso? Cuando fuimos a hablar con ellos, un privado de libertad entró con 10 guardaespaldas, todos armados, y les dijo a los del SNAI que salgan del lugar. Y desde el SNAI también me dijeron que no hable de la corrupción. El Gobierno debe tomar esto con más seriedad.

Nos dijo: Yo gasté    $ 1 millón trayendo armas para la masacre... Tengo en nómina a guías penitenciarios.

- Pero se presentó un paso de voluntades para avanzar en un proceso de paz.

- Obviamente nadie quiere masacre. No todos pertenecen a las bandas, ellos quieren salud, dignidad. Si quieren que se vuelvan a matar, sigan haciendo lo que están haciendo. La mano dura debe ser contra el SNAI, Policía y militares. Nunca se habla de la eliminación de la corrupción, solo de cómo controlar a los privados de libertad.

- ¿Creen que la comisión necesitará más tiempo de trabajo?

- Yo no sé si le van a dar más plazos. Yo te digo, como Luis Barrios, que no trabajaría con Claudia Garzón de nuevo en una comisión. Si ella trabaja para el SNAI, bueno, lo respeto, que reciba su dinero, está en su derecho. Pero no la vas a meter aquí a servir de espía, a estar llevando y trayendo información y poner obstáculos para cuando queremos atacar al SNAI, al Gobierno o a quien sea de las autoridades. Ella solo quiere que se diga lo bueno y no estoy para defender políticos.

RECORRIDO CARCEL MAXIMA SEGURIDAD

El SNAI refuerza su cuerpo de control con doctrina prestada

Leer más

- ¿Qué tipos de obstáculos se ponían?

- Creo que las instituciones del gobierno cometieron un error al usar a Claudia como los oídos y la vocera y no venir a verificar lo que pasa en las cárceles, ver si es correcto, y ahí se limitaron a poner trabas    en donde no hay obstáculos; hay una cultura del silencio.

Los números de muertos en la última masacre no se saben con exactitud... Fueron más de 44.

- ¿Silencio en qué?

- Es una vergüenza que no se sepa ni siquiera cuántos presos están. Los números de los muertos no se saben con exactitud. En la masacre más reciente de Santo Domingo, personal de adentro de la cárcel dijo que son muchos más, no 44. Pero se oculta esa información porque los tratan como si no son gente. Siempre se olvidan de ellos, hasta que no haya una masacre.

- ¿Y esto lo sabe el presidente?

- Todo está por escrito, se lo hemos dicho cuando nos hemos reunido, pero como no hay una manera de cuantificar las cosas, es aquí donde empieza el problema. El presidente y el general Pablo Ramírez pueden tener la buena voluntad, pero esa corrupción que hay en cada cárcel, ya está bien montada. ¿Pero tienen la capacidad de arrancarla de raíz? Esto es un problema serio.

- Se habla mucho de acciones de inteligencia.

- Yo enseño inteligencia criminal en la ciudad de Nueva York e inteligencia policial. Desde lo tradicional, siempre va a ser culpable el pueblo o el reo, porque para eso fue creado. Las instituciones de vigilancia del país se han autoproclamado las guardianas de la moralidad y ellas pueden ser las más corruptas. En criminología cultural, agarras a toditos y a todos los evalúas.

- Si extienden el plazo a la comisión, ¿cree que lo llamen?

- Yo no creo que me van a coger más para integrar esta comisión, yo vine para la auditoría y fiscalización desde la Iglesia. Si ellos quieren dar credibilidad, me invitan. Si    no, no me invitan porque ellos quieren oír a la gente que les va a decir lo que quieren oír. Ese no soy yo.