Laura Gómez: la mamá de Urdesa, del civismo y de los valores

  Actualidad

Laura Gómez: la mamá de Urdesa, del civismo y de los valores

Esta residente de Urdesa es madre de tres hijos y a todos ellos les ha inculcado el amor por la vida, su entorno y la familia. Ese mismo amor lo ha regado entre los vecinos de su barrio, al que cuida y protege

LAURA GOMEZ LIDER URDESA
Laura Gómez vive en Urdesa Central desde que tiene 23 años de edad.Amelia Andrade

La 'mamá de la mamá' es un especial digital que EXPRESO ha preparado para homenajear a todas esas mujeres que no solo se han lucido tratando de ser las mejores madres para sus hijos, sino las mejores en cada una de las áreas que escogieron para sus vidas: desde la política, el deporte y el emprendimiento, hasta la música.

Laura Gómez es todo un personaje. El próximo mes de octubre cumple 80 años, es madre de tres hijos, es abuela y bisabuela, y desde que era adolescente, cuando vivía en el barrio Orellana, se preocupó ya por poner en práctica el civismo; un apostolado que, dice, se lo sembró su padre: un humanista, "un médico lleno de amor y valores".

Laura Gómez

Ciudadanía: "Llevo 17 años solicitando la regeneración de Urdesa"

Leer más

Laurita, como todos la conocen en Urdesa central, el vecindario al que llegó cuando tenía 23 años , perdió a sus padres siendo todavía muy joven. "Los perdí siendo prácticamente adolescente, me tocó enfrentarme a todo lo que venía en compañía de Eduardo, mi único hermano, fue difícil, el camino fue más largo. Pero los consejos que papá y mamá me dieron, todos los puse en práctica y pude marcar mi ruta. Yo siempre digo que ellos son, además de Dios, mis ángeles de la guarda. Y es que si no, cómo hubiese podido salir adelante en todo. Ellos me han guiado", piensa.

Manuel Eduardo, Verónica y María Sol son sus hijos, de los que tiene fotos colgadas en distintos rincones de sus viviendas y de los que tiene marcadas en su memoria un sinfín de anécdotas. Los dos primeros vástagos viven en Guayaquil, la última -María Sol- vive en el extranjero. Para este Día de la Madre, Laura no tiene claro qué hará o cómo lo celebrará, hace apenas unos tres días se operó de los ojos. Por lo que el plan se daría sin una ruta fija.

"No sé aún que haremos, pero algo haremos al final. Lo que sí le puedo decir es que Sol ya está organizando mi cumpleaños. Será en Guayaquil, ya tenemos hasta las invitaciones. Son ocho décadas", dice entre risas.

LAURA GOMEZ
Tras la entrevista, Laura lee el fragmento de la carta que escribió para su hijo Manuel Eduardo y se conmueve al recordar el momento.Freddy Rodriguez

Con el mismo amor del que habla de sus hijos, esta residente que ríe y llora con facilidad, habla de Urdesa, el vecindario que, dice una y otra vez, lo conoce como la palma de su mano. "Mi casa la adquirí con la Mutualista, era pequeña, luego pude hacerla más grandecita, y siempre la he amado. He amado este lugar.. Junto a mi casa hay una peatonal que es municipal, pero que la adopté como nuestra, que la cuido, que la amo. Aquí he hecho amigos y he visto crecer a mis hijos. Aquí ellos hicieron todo lo que no pude hacer: aprendieron a nadar, porque hubo una escuela de natación cerca; a bailar castañuelas y flamenco, porque hubo asimismo una academia de baile español. Aprendieron tanto", detalla la también activista ambiental.

Foto de Sistema Granas (7880792)

Urdesa Central se ve tan mal de día como de noche

Leer más

Laurita, a quien EXPRESO ya la ha entrevistado antes, es una de las líderes que más ha reclamado por las obras que hacen falta en Urdesa y el Puerto Principal. Lamenta que la movilidad se vea estropeada por las trabajos prometidos que no llegan; que la iluminación sea escasa, que el turismo muera; que el manglar siga sin ser tomado en cuenta así como el mismo río, sus áreas verdes y la gente de Guayaquil. Que con la administración actual y la falta de gestión de la alcaldesa Cynthia Viteri, ha dicho, ha perdido hasta la dignidad. 

"León transformó esta ciudad y nos devolvió el orgullo de ser guayaquileños, Nebot continuó con la labor, pero con la alcaldesa Viteri no ha pasado eso. Hay tantos proyectos en el aire y sin resolver, y me preocupa. Me preocupa por las generaciones que quedan, por mis nietos, mi bisnieto... Yo disfruté de Guayaquil,  ya tengo mi edad. Lamentablemente y eso es lo que me apena, no creo que ellos lo hagan, por eso se debe trabajar por la recuperación de la ciudad", aclara.

Laura Gómez
Laurita junto a sus hijos, una de las tantas fotografías que destaca en la sala de su hogar.Diana Sotomayor
Cumbres Bajas

El guayaquileño clama, la Alcaldía no escucha

Leer más

En su hogar, sobran los libros, los pedidos que ha hecho a las autoridades y las cartas que, por ejemplo, le escribió su padre y ella, en cambio, le escribió a su hijo mayor cuando cumplió 15 años. En la misiva, relata el amor que siente por ser su madre, lo orgullosa que está de él y lo que espera de él en su futuro. Laura relata las palabras y se le quiebra la voz al recordar el momento. Que llora con facilidad, vuelve a decir a un equipo de este Diario; mientras alcanza, desde su ventana, a ver el jardín que ha cuidado. "Mire que bonito, a ese jardín le doy amor", exclama. Sonríe otra vez. Así soy yo, dice. "Sonrió también con facilidad. Por eso quiero ver a Urdesa linda, limpia. Quiero ver a mi ciudad florecer. Así será feliz. Quedará en mi memoria esa imagen del Puerto Principal que vi y lo soñé, pero que va desapareciendo...", argumenta.