Elecciones: una llamada anónima para tantear el voto de Guayaquil

  Actualidad

Elecciones: una llamada anónima para tantear el voto de Guayaquil

Estrategas deducen que la encuesta busca saber quién es el “nuevo favorito” para preparar el terreno electoral. Hay quienes prefieren no participar

Encuestas- candidatos- Guayaquil
Registro. Los ciudadanos reportan llamadas de empresas encuestadoras que miden su intención de voto.Christian Vinueza / EXPRESO

Quieren saber quién es el favorito de Guayaquil. En un año preelectoral, en el que la campaña anticipada se cuelga en las plataformas digitales, y los precandidatos ya recorren los sectores más recónditos de la urbe tocando puertas, regalando abrazos y haciendo promesas, las cifras para preparar el terreno ya se empiezan a recopilar.

En Guayaquil, por ejemplo, ya se iniciaron las llamadas para conocer por quién votaría el ciudadano “si las elecciones fueran mañana”. Una encuesta que a pesar de no tener autoría o identificarse como tal, le da al ciudadano cuatro opciones a escoger como su candidato favorito para la Alcaldía de Guayaquil: “Pedro Pablo Duart, digite 1; Jimmy Jairala, digite 2; Aquiles Álvarez, digite 3; ninguna de las anteriores, digite 4”, explica la grabación al contestar la llamada.

Quieren saber cómo piensa la población, aunque sea muy pronto para hacer intención de voto.

Jorge León,
​director del Instituto de Marketing
Consejero Cabrera elecciones

José Cabrera: “La lista oficial de candidatos se conocerá en diciembre”

Leer más

Esta encuesta es una herramienta de investigación económica para las tiendas políticas, dice Jorge León, director del Instituto Internacional de Marketing y Comunicación, en comparación a las que se realizan puerta a puerta. Y tienen un fin específico: medir el nivel de aceptación que tienen los candidatos, para aterrizar estrategias de comunicación, discursos, mensajes y todas las acciones que realizarán para la campaña.

“Falta mucho para las elecciones, es muy pronto para hacer intención de voto. Lo que quieren saber es cómo piensa la población, aunque estoy seguro de que ningún ciudadano, a estas alturas, está pensando en quién es el mejor candidato”, dice León.

Lo que sorprende al estratega es que dentro de las opciones que arroja la encuesta telefónica no esté el nombre de Cynthia Viteri, pese a que es de conocimiento público que va para la reelección. Esto respondería, según León, a que el objetivo en particular, al no sugerir a Viteri como una de las opciones, es medir quién es su competencia o quién “es el favorito de la gente en este momento” preelectoral.

Para qué voy a dedicarle tiempo a eso si igual van a ganar los mismos de siempre, nos guste o no.

Génesis,
​ciudadana encuestada

Teoría que también comparte Alex Cedeño Vaca, gerente de la firma política Datalab, al diagnosticar que el fin de la encuesta podría ser revisar los números y medir quién le podría “hacer carrera” a la actual alcaldesa.

“Los números son cambiantes, por eso se hacen muestreos semanales en esta etapa. Esto también implica el financiamiento, porque con esto pueden decir: ‘estos son mis números, comprométete en el campo financiero de la campaña de mi candidato’. Es por eso que recabar estos datos es lo primero que se hace para medir el posicionamiento de un candidato”, argumenta Cedeño.

CNE- PLENO- LÍMITE

El límite del gasto electoral para candidatos a la Alcaldía de Guayaquil es de $ 800 mil

Leer más

Pero es un método de investigación que quizás no logre cumplir su objetivo, porque según Génesis, quien también fue encuestada, no “perdería” el tiempo contestando las preguntas de una grabadora, si igual “ganan los mismos de siempre, nos guste o no”.

Por otro lado, están las campañas de desprestigio a través de mensajes vía WhatsApp, con los que se recomienda votar “por cualquier candidato, menos por este batracio”, refiriéndose a Ricardo Vanegas, precandidato a la Prefectura del Guayas, y a sus declaraciones acerca de que cuando él recorre las calles, “las hembras ya no sacan los pañuelos sino el calzón”.

Diana Holguín, una de las personas que recibieron el video desde un número desconocido, se cuestiona cómo obtuvieron su contacto y lo “incómodo y preocupante” que puede llegar a ser esta acción. “Mi contacto solo lo tienen mis amigos y familiares, pero me escribe alguien que no conozco para compartirme un video para desprestigiar a un candidato. Es molestoso”.