El Gobierno deberá negociar con el FMI por $ 700 millones

  Economía

El Gobierno deberá negociar con el FMI por $ 700 millones

La reducción de los precios de los combustibles obligará a las autoridades a plantear alguna medida compensatoria. Los $0,10 son un monto “manejable”.

626094b0db89a
El Gobierno en reuniones con el FMI durante este año.Cortesía

A seis meses de que Ecuador concluya, por primera vez en la historia, un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), nuevamente deberá sentarse a dialogar con el organismo para recibir el desembolso final de unos $ 700 millones, previsto para diciembre de este año.

gasolina

Barclays: Si el Gobierno baja el precio de los combustibles tendrá que renegociar con el FMI

Leer más

Ese es el escenario más probable, según expertos consultados por EXPRESO, luego de la decisión del gobierno de Guillermo Lasso de reducir los precios de los combustibles en $0,10 por galón tras las protestas del movimiento indígena.

Uno de los 10 pedidos de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), quizás el más complejo, es congelar los precios del diésel en $ 1,50 y la gasolina extra y ecopaís a $ 2,10. Con la reducción de los $0,10, el precio de la ecopaís y la extra pasa a $ 2,45. En el caso del galón de diésel, el valor baja a $ 1,80.

Sin embargo, el ajuste en los costos de las gasolinas, que representará al fisco un gasto adicional de $ 226 millones al año, según el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), no desconfigurará el acuerdo con el Fondo Monetario, aseguró Fernando Posadas, analista de Medley Advisors, una firma que se dedica al análisis para empresas e inversionistas.

“Dado los precios que había estimado el Fondo y el Ministerio de Economía y Finanzas hace algunos meses da cierto margen al Gobierno para dar estos $ 0,10. Todavía como está la configuración de los subsidios el Gobierno tiene un beneficio neto gracias a los precios de crudo”, aseguró Posadas.

Para compensar la medida, el Gobierno deberá hacer recortes “menores” al gasto público, señaló Posadas, sobre todo en el gasto corriente.

Para el exministro de Economía y Finanzas, Mauricio Pozo, quizás el Gobierno ya discutió la medida con el FMI y por eso se aprobó el penúltimo desembolso de $ 1.000 millones el pasado viernes 24 de junio, de un total de $ 6.500 millones.

“Tendrían que recortar otros rubros, lamentablemente podría ser obra pública, pero hay que ver qué decisión toma el Gobierno”, dijo Pozo.

En caso de que el Gobierno ecuatoriano reduzca el precio de los combustibles, probablemente se necesitaría una renegociación del programa con el FMI aseguró el banco de inversiones Barclays, en un reporte publicado el viernes 24 de junio pasado.

FMI WDC

El Directorio del FMI aprueba desembolso de $ 1.000 millones para Ecuador

Leer más

Al no requerir financiamiento adicional en el futuro cercano del FMI, la situación podría ayudar en la negociación potencial, asegura la firma multinacional.

En principio, el Gobierno tiene espacio fiscal para hacer algunas concesiones sin sacrificar el proceso de consolidación fiscal, dice la firma. Podrían implementarse mayores transferencias, programas sociales, préstamos e inversiones en infraestructura por $ 1.000 millones, y el sector público aún tendría un superávit este año y el próximo.

Finanzas ha señalado que todos los beneficios planteados a la Conaie, incluida la reducción del precio de los combustibles, costará al fisco más de $ 800 millones al año.

Algunas cifras de la situación

  • El pedido: Congelar los precios del diésel en $ 1,50 y la gasolina extra y ecopaís a $ 2,10, como ha pedido la Conaie en sus manifestaciones, le costaría al fisco $ 1.047 millones al año, según datos del Ministerio de Economía y Finanzas.
  • Subsidios: El Gobierno gastará cerca de $ 3.000 millones este año por subsidios a los combustibles, según cálculos de Finanzas. A ese monto debe sumarse los $ 226 millones por la reducción de los precios a los combustibles, que se anunció el domingo.
  • Seguimiento: Si el actual Gobierno logra finalizar el programa con el FMI, en diciembre de este año, se espera que haya un seguimiento del organismo a las cifras fiscales del país, cada seis meses. No se ha descartado la extensión del acuerdo.