Demoras e incertidumbres rodean la entrega y operación del Metro de Quito

  Actualidad

Demoras e incertidumbres rodean la entrega y operación del Metro de Quito

La nueva gerencia de la Empresa Metro de Quito transparente datos. Hay sectores que hablan de multas por demoras

La parada del Metro en la Universidad Central generó demoras.
La parada del Metro en la Universidad Central generó demoras.Karina Defas

Las preguntas se acumulan y las respuestas no llegan. Y no llegan por falta de voluntad política. Los concejales del Distrito Metropolitano de Quito reconocen flaquezas de las autoridades en el tratamiento de la obra más importante de la capital: el Metro de Quito.

Al momento, dicen, existe incertidumbre por la falta de información y, sobre todo, porque el tema no se discute en el Concejo Metropolitano.

El Centro Histórico de Quito aglutina concentraciones de ciudadanos.

El Centro Histórico de Quito es uno de los focos de generación de basura

Leer más

El martes pasado debía realizarse la sesión para conocer el avance y los retrasos que tiene la obra. Pese a su trascendencia, el punto se fijó como último en la reunión. Por lo extenso del resto de ejes, no hubo la discusión.

Eso, pese a que las nuevas autoridades de la Empresa Metropolitana Metro de Quito contaban con la presentación lista para su exhibición ante el Concejo.

Gissela Chalá, vicealcaldesa de Quito, afirmó que el lunes se desarrollará una sesión especial del Directorio de la empresa municipal para conocer el estado de la obra. Hay una nueva gerencia que preparó un informe situacional que presentará la próxima semana.

¿Cuáles son las dudas de la Vicealcaldía? En una carta enviada el 21 de enero, Chalá pidió que la nueva gerencia de la Empresa Metropolitana Metro de Quito explique el mecanismo para el cobro de multas por los retrasos evidenciados en la obra física del nuevo sistema de transporte.

También se solicita un informe detallado de los gastos y las inconsistencias que existirían de las administraciones anteriores.

La carta de Chalá precisa que la obra física, en tramos específicos, debía estar concluida en 2018. Es decir, hay más de dos años de multas y sanciones que deben quedar saldadas por parte de los constructores.

Sobre el tema, Andrea Flores, gerente general recién posesionada en la Empresa Metro de Quito, explicó que no existen multas porque el cronograma se está cumpliendo según lo acordado. Los tiempos actuales se ajustan a lo planificado en la empresa. Flores tiene un poco más de 15 días en funciones.

Hay más preocupaciones. Las autoridades coinciden en que el 31 de marzo no se entregará totalmente la obra, tal y como se había anunciado. Los nuevos plazos hablan de octubre de este año. Eso, afirman los detractores de las medidas municipales, podría retrasar toda la operación de cara al público.

El último ofrecimiento del alcalde de Quito, Jorge Yunda, fue que el Metro iniciaría su atención a la ciudadanía a finales de este año. Eso podría retrasarse hasta inicios de 2022.

Los tiempos, dice la gerencia de la empresa pública, no tienen que modificarse porque la obra estará en un 99 % lista el 31 de marzo. Hasta el 18 de octubre se cumplirán hitos de entrega que no afectarán el cronograma ofrecido por la Alcaldía.

Finalmente, asegura la concejala Analía Ledesma, una de las mayores preocupaciones es que no hay una información constante para los integrantes del Concejo. La falta de información deja dudas que confunden y alertan.

Jorge Yunda

Alcalde de Quito pide extremar precauciones por variante británica de Covid-19

Leer más

El concejal Fernando Morales coincide con sus colegas. Para él, lo que llama la atención es el tratamiento secreto que se ha dado a puntos neurálgicos de la mayor obra que tendrá la ciudad y el país.

Flores asegura que está presta para entregar toda la información. Está lista, dijo, para la próxima convocatoria que haga el Concejo de Quito.