La consulta popular es un paliativo a la crisis de partidos políticos

  Actualidad

La consulta popular es un paliativo a la crisis de partidos políticos

Propone que las organizaciones políticas tengan un registro de sus afiliados. El Ejecutivo busca mejorar la calidad. La pregunta no profundiza en el problema

partidos políticos
Los representantes de varias organizaciones políticos en uno de los Consejo Consultivos organizados por el CNE.ARCHIVO / EXPRESO

La baja calidad de las organizaciones políticas y la fragmentación son dos de los cuatro problemas en el sistema electoral que identificó el Gobierno Nacional, y que busca solucionar con la pregunta 5 de la consulta popular, dirigida a que las organizaciones tengan un registro electoral obligatorio de sus afiliados, con miras a reducir el número de movimientos políticos.

Sin embargo esta pregunta, de pasar el control constitucional y de ser sometida a la voluntad popular con el voto favorable, es vista desde las mismas organizaciones como un remiendo en la gran abertura llamada ‘crisis de partidos políticos’.

Pregunta: ¿Está usted de acuerdo con exigir a los movimientos políticos cuenten con un número de afiliados mínimo equivalente al 1,5% del registro electoral de su jurisdicción y obligarlos a llevar un registro de sus miembros auditado periódicamente por el Consejo Nacional Electora?
FRANCISCO JIMENEZ ENTREGA LAS PREGUTNAS DE LA CONSULTA POPUALR

Todos los temas a consultar se arropan bajo la violencia

Leer más

Gustavo Larrea, líder del movimiento político Democracia Sí, considera a la pregunta como un “pasito” más en el largo camino que debe recorrer el sistema electoral para afirmar que está saliendo de la crisis. El problema principal, opina él, está en que de las 279 organizaciones políticas legalmente registradas, el 93,9 % corresponde a agrupaciones provinciales, cantonales y parroquiales. “Debemos apuntar a una reforma constitucional en la que existan organizaciones nacionales. De esa manera se evita la dispersión y estas fuerzas locales pueden integrarse a una de las organizaciones nacionales con las que tengan mayor afinidad. Creo que esa es una solución”.

La pregunta de alguna manera recoge el clamor ciudadano en relación al desprestigio de la política, de los partidos y al desgaste de la Asamblea. El Gobierno medio interpreta ese clamor.

Gustavo Larrea, líder del movimiento político Democracia Sí.

El analista electoral y exasesor del Consejo Nacional Electoral (CNE) Daniel González coincide con Larrea. La respuesta a varios de los problemas que busca resolver la consulta, dice, está en el cumplimiento de la ley actualmente vigente, por lo que la pregunta apunta en parte (no del todo) a resolver la crisis de partidos. Lo que falta es que el CNE aplique la ley. “Si el objetivo es mejorar la calidad de las organizaciones políticas, que existan verdaderas primarias. El presidente pudo haber pedido que se eliminen las primarias representativas y que sean solo abiertas. Eso ayudaría a mejorar la calidad”.

Esa pregunta es un parche porque son temas que ya están en la legislación actual. Lo que hace falta es voluntad política para aplicar o capacidad para ejercer las funciones para poner orden.

Daniel González, analista electoral y exasesor del Consejo Nacional Electoral (CNE).

Si la pregunta en poco ayudaría a solucionar la crisis de partidos, a criterio de González, esta fue incluida por ser un tema popular y responde a un clamor ciudadano, mas no busca una respuesta al problema de fondo. ¿Cuál es? La crisis de partidos políticos.

Si la idea es salir de esa crisis y fortalecer el sistema de partidos políticos, a criterio de la analista electoral y catedrática universitaria Dayana León, la pregunta debió apuntar precisamente a eso. A su criterio, es irrelevante si existen 800 o 5 organizaciones políticas, si las candidaturas que estas proponen no surgen de procesos de formación interna. “Lo lamentable es que las organizaciones políticas son las instituciones de la democracia con menos legitimidad y credibilidad en la región”.

(No importa) Si son 800 o 5 organizaciones políticas. La pluralidad política le hace bien al país, siempre que sean con principios de ética y honestidad. Hay candidaturas que no salen de la propia organización.

Dayana León, analista electoral y catedrática universitaria.